Tema

Vida sana

  • hola.com

    Elsa Pataky confiesa cuál es el entrenamiento que realmente ha transformado su cuerpo

    Hace una semana, Elsa Pataky presumía de los resultados de su nuevo entrenamiento con el que se prepara para meterse en el papel de una teniente del ejército estadounidese. La actriz luce ahora unos músculos de acero gracias a circuitos de fuerza en los que pone al límite su resistencia y los resultados son tan espectaculares que incluso su entrenador, el experto en ciencias del deporte Ross Edgley, exclama frases como "¡Mira esa espalda!" cuando la madrileña realiza repeticiones para definir aún más el trapecio o los deltoides. Sin embargo y para sorpresa de muchos, no son estas las sesiones que han marcado un antes y un después en el físico de Elsa pues ella misma acaba de revelar cuáles son las actividades con las que se ha sentido realmente transformada: el yoga y el Pilates, las disciplinas favoritas de celebrities como Ariadne Artiles, Jennifer Anniston o Matthew McConaughey. VER GALERÍA -Blanca Suárez también se apunta al entrenamiento que tonifica el cuerpo más rápido "Aprender a estirar mis músculos a través del yoga y el Pilates ha transformado de verdad mi cuerpo y me sirve para encontrar calma incluso en los días más atareados", ha confesado la artista a través de sus redes sobre estas dos disciplinas que trabajan cuerpo y mente al mismo tiempo. Como aviso para principiantes, Elsa asegura que "cualquiera puede sentir los beneficios de una práctica regular de yoga o Pilates y comprometerse con un programa es una manera ideal para dar el primer paso". Como recomendación para comenzar en el universo yogui, la española recomienda el plan de 4 semanas Align de Centr, la aplicación móvil de fitness que fundó junto a su marido, el también actor Chris Hemsworth. Por qué las estrellas hacen yoga La lista de celebrities que "culpan" al yoga de su tipazo es interminable y algunos de los cuerpos más envidiados del mundo del espectáculo lo practican: desde la propia Elsa hasta Gisele Bündchen, Halle Berry, Jennifer Aniston o Madonna. Entre algunos de sus beneficios destaca el aumento de la flexibilidad: "No importa la edad que tengas, porque la flexibilidad no está unida a la edad. Practicando yoga conseguirás que tu cuerpo sea más flexible. Se necesita constancia y paciencia y quizás nunca llegues a alcanzar la flexibilidad que muestran los maestros yoguis, pero la mejora será visible. Por ende, tus huesos y músculos estarán más fuertes", revelan los expertos de Idawen, la firma de ropa deportiva que cuenta con prendas perfectas para apuntarse a la disciplina favorita de las modelos y estrellas de Hollywood. Además del físico, el yoga también transforma a nivel interno: "Reduce el estrés y la ansiedad y te ayuda a dormir mejor. La concentración que se exige para practicar yoga, la respiración... te ayudarán también a controlar el estrés y la ansiedad. Si lo practicas al final del día, dormirás mejor", prometen desde Idawen. Un beneficio muy interesante siempre, pero aún más en tiempos de pandemia en los que los expertos aseguran que la calidad del descanso ha descendido drásticamente. Como valor añadido, desde la marca también destacan su acción antiedad porque "mejora el consumo de oxígeno que ayuda a ralentizar el envejecimiento muscular, celular y cerebral". VER GALERÍA -Por qué Cristina Pedroche quiere que le quites importancia a lo que pesas Pilates, el entrenamiento integral Aunque comparte muchas características con el yoga en el sentido de su capacidad para aumentar la flexibilidad o mejorar la postura, el Pilates no incluye esa vertiente espiritual que sí está presente en la disciplina originaria de la India y que se centra en la meditación y en la exploración del propio ser. Además, en el caso del método creado por Joseph H. Pilates, durante las sesiones pueden entrar en juego accesorios como basdas elásticas, correas y otras máquinas que oponen resistencia muscular en lugar de valerse tan solo del peso corporal como en la práctica de asanas de yoga. En cuanto a lo que sí tienen en común, los expertos recomiendan ambas disciplinas para aliviar la tensión muscular de la espalda por ejemplo, una dolencia recurrente en tiempos de teletrabajo: "El dolor de espalda suele empezar con dolor lumbar sobre todo en los chicos, y cervical en las chicas. Para ellos, es recomendable todo trabajo físico en glúteos, bíceps, femoral y abdomen para proteger mejor esa zona lumbar, por ejemplo elevaciones de cadera y plancha", aconseja Marcos Lorente, entrenador personal de Team Fit Madrid sobre el tipo de ejercicios presentes tanto en el yoga como en el Pilates para relajar los músculos. "Para la zona cervical, es aconsejable que las mujeres realicen ejercicios de hombro y trapecio, que es donde más debilidad sufren", concluye el especialista.

  • hola.com

    Apunta los consejos sobre alimentación y dietas de la nutricionista de Rafa Nadal

    Cada vez más personas le dan a la nutrición la importancia que se merece. Tenemos que cuidar lo que comemos no solo para conseguir presumir de figura de cara al verano -esta primera semana de mayo marca un punto de inflexión para muchas personas que quieren ponerse a punto- o para mejorar nuestro rendimiento deportivo, sino para sentirnos sanos. Y es que lo que comemos influye, incluso, en el estado de nuestra piel. Y quién mejor que una experta en nutrición, Gemma Bes, que tiene el privilegio de ser la nutricionista del tenista Rafa Nadal, además de ser participante en el Observatorio Heliocare de Cantabria Labs. Hemos conversado con ella, que es también nutricionista deportiva de la Rafa Nadal Academy by Movistar, de todas nuestras dudas acerca de la dieta. Lee también: Ocho errores en tu dieta que te impiden adelgazar Leemos una frase suya: “La nutrición es lo que llamamos el entrenamiento invisible”. ¿Hasta qué punto forma un tándem perfecto con el ejercicio? Después de la genética y el entrenamiento, la nutrición es un factor importante en el deporte para tener un buen estado de salud y bienestar. Los deportistas necesitan mayor demanda de nutrientes y energía para poder funcionar de forma correcta. Una buena alimentación en el deportista ayuda a mejorar su rendimiento y prevenir lesiones. El entrenamiento invisible es todo lo que el deportista realiza en el tiempo que no entrena. Esto incluye el periodo de descanso, la nutrición que tiene, así como la higiene y cuidado personal. Es algo que va mucho más allá del entrenamiento y que se incorpora al individuo como un estilo de vida y un compromiso con su salud. Aunque los resultados serán a largo plazo, a corto plaza ya iremos sintiendo cambios. Lee también: Apunta los alimentos que debes comer antes de entrenar ¿Por qué piensa entonces que muchas veces la descuidamos, aunque sí que hagamos deporte? Creo que cuando descuidamos alguna cosa es por falta de conocimiento y porque no le damos la importancia que tiene. En los últimos años ya estamos dando a la nutrición, siendo una ciencia muy nueva en Occidente, la importancia que se merece. Saber también que el sentirnos mejor engloba muchos factores como practicar yoga, la meditación, dormir mejor, rodearnos de personas que nos hagan sentir bien, etc. No dependemos de una sola cosa. Averiguar aquello que nos hace sentir bien será un gran logro. ¿Cómo puede nuestra dieta ayudarnos a mejorar nuestro rendimiento deportivo? Para lograr una optimización del rendimiento hay que tener en cuenta varios factores como la actitud en cada entrenamiento, el tiempo de descanso, el control de analíticas durante la temporada, la alimentación, la temperatura corporal, la hidratación, una composición corporal adecuada, ayudas ergogénicas y suplementos si fuese necesario, así como el aprendizaje al competir. Todo este tipo de factores aportan un mayor grado de optimización en el rendimiento deportivo de cada individuo. Con una buena nutrición deportiva se pueden lograr diversos objetivos, entre ellos a evitar, prevenir o ayudar en la recuperación de lesiones deportivas, así como adaptar la dieta a situaciones fisiológicas específicas, en la planificación de menús y pautas alimenticias en función de las necesidades del deportista. Lee también: La nutrición deportiva en 6 claves básicas Nos acercamos al verano, y son estos meses en los que más consultas reciben los expertos sobre la pérdida de peso. ¿Estamos a tiempo de perder esos kilos que nos sobran antes del verano? La pérdida de peso depende de los objetivos que queramos conseguir. Yo no soy partidaria de seguir una dieta para perder peso, me gusta la idea de seguir unos buenos hábitos alimenticios durante todo el año, siempre disfrutando de comer y aprendiendo a diferenciar entre el hambre emocional del real, evidentemente aceptando aquellos momentos de debilidad, en definitiva, buscando el equilibrio. De esta forma evitamos los efectos rebote y las frustraciones. La dieta ideal sería aprender a comer mejor para que nuestro metabolismo funcione bien, sin carencias de macro y micronutrientes esenciales, añadiendo, además, la búsqueda de recetas y pautas que nos hagan sentir bien. Lee también: ¿Sabes dónde se nota antes la pérdida de peso? ¿Qué recomendaría para conseguirlo? Buscar un buen profesional que nos enseñe a comer mejor y nos de las herramientas necesarias adaptadas a cada persona. El nutricionista-dietista no impone, sólo explica y entiende cuáles son las necesidades del paciente. Es muy muy importante entender que con los pequeños cambios obtendremos grandes resultados. Muchas veces queremos conseguir nuestros objetivos de forma rápida y el resultado no es el esperado y si no sucede puede causar frustración. ¿Debemos dejar de obsesionarnos con la báscula y con el conteo de calorías? Contar calorías y pesar alimentos son recomendaciones de un tipo de dietética clásica o convencional que no solo deja de lado aspectos más importantes, cualitativos, sino que no tiene en cuenta la realidad, que es que no se puede vivir pesando y calculando comida. Una dieta hipocalórica provocará pérdida de grasa, pero al volver a la ingesta calórica normal, probablemente habrá efecto rebote: como el cerebro ha puesto en modo ahorro al organismo al ver que perdía grasa, cuando empieza a consumir más calorías, éstas no se queman porque el metabolismo está enlentecido. Es importante entender cómo funciona nuestro metabolismo y también nuestra mente. Lee también: ¿Cuántas calorías debe consumir una mujer al día en función de su edad? ¿Cómo influye nuestro metabolismo en la pérdida o la ganancia de peso? Mi enfoque en la pérdida de peso sería seguir unas pautas equilibradas e individualizadas, partiendo de una buena base y, después, adaptándolo al tipo dieta que pueda ir mejor. De esta forma nuestro metabolismo funcionará mejor. Podríamos analizar algunos de los errores más comunes para tener una referencia: Cada vez que empiezas una dieta, tu cuerpo, que todavía tiene memoria de cuando éramos neandertales y pasábamos por épocas de hambre, sabe que pasa por una época de escasez y empieza a activar una especie de modo de “ahorro de energía”. Por lo tanto, haz un cambio de parámetros y una dieta definitiva que te haga ganar salud, energía y permitirte algunos caprichos. La edad no perdona, a partir de los 40 en la mayor parte de las personas el metabolismo baja un 10%. Nos olvidamos de lo que comemos o picamos durante el día. La tiroides no ayuda, saberlo nos ayudará a acompañarlos y conseguir los objetivos, pero no a base de una dieta hipocalórica sino trabajando con los alimentos de forma cualitativa. La actividad física nos ayudará a gozar de una mejor salud y seguro a equilibrar nuestro organismo, a mejorar la circulación, producir serotonina, mejorar la retención de líquidos y activar la salud intestinal. Comer más de lo que necesitamos. Solucionar tus problemas digestivos, es importante tener una buena salud digestiva. Por ejemplo, evitar el estreñimiento u observar si tengo alguna intolerancia. Evitando las sobrecargas hepáticas y en el caso de las mujeres intentar equilibrar con la alimentación las fluctuaciones hormonales que afectan al descanso nocturno, peso, tránsito intestinal y retención de líquidos. Las personas con sobrepeso con frecuencia presentan resistencia a la insulina: de forma sostenida, el hígado y el músculo se resisten a captar más glucosa y el páncreas se ve obligado a seguir liberando todavía más insulina para que el azúcar no quede en la sangre. Con el tiempo, la insulina pierde su capacidad para cumplir su rol a nivel fisiológico. La insulina permanentemente elevada provoca que almacenemos grasa a partir de la comida. Bloquea que podamos utilizar o quemar grasa como combustible. Uno de los síntomas más claros de resistencia a la insulina es el bajón energético tras una comida rica en carbohidratos y la necesidad de tomar algo rico en azúcares luego. También el aumento de la grasa abdominal. Lee también: 10 consejos para activar tu metabolismo (sin ir al gimnasio) ¿Nos podría recomendar los alimentos que, de cara a los meses de calor, no deberían faltar en nuestra cesta de la compra? Siempre alimentos frescos, de temporada y locales. Alimentos reales evitando los productos procesados. Y consumir carbohidratos que no eleven la insulina como son los complejos o ricos en fibra: arroz integral, quinoa, pan elaborado con masa madre y fermentaciones largas con harinas integrales, etc.; escoger fuentes de proteína animal que sean lo más saludables posible y las acompañaremos de una buena ración de verduras, para minimizar sus efectos oxidativos. Y también tomaremos fuentes de proteína vegetal, con cuidado de hacer las combinaciones necesarias para que no haya carencias, y potenciar el consumo de grasas saludables. Una vez nos centremos en los alimentos que nos convienen, es importante ver qué cantidad tomar y cuándo, en ningún caso calculando o pesando. La fórmula más simple es la de pensar en proporciones según macronutrientes: si visualizamos toda la comida en un solo plato, deberíamos controlar que aproximadamente 2/3 del plato estén ocupados por verduras y 1/3 por proteína y/o carbohidrato. Y, muy importante, siempre con presencia de grasas. Tampoco hay evidencia que demuestre que una mayor frecuencia en las ingestas pueda beneficiar la pérdida de peso. De hecho, lo que sí se ha visto es que aumentar la frecuencia de comidas, aumenta el hambre e incluso podría promover una mayor ingesta calórica. Lee también: ¿Cuáles son las frutas más hidratantes que no pueden faltar en tu dieta? Y mientras, ¿de qué alimentos deberíamos huir? Debemos huir de los productos ultraprocesados, ricos en azúcares, grasas y aceites refinados, harinas y aditivos. Generan constantes picos de insulina seguidos de bajones de azúcar, que suelen ser compensados con más azúcar, lo que favorece una mayor resistencia a la insulina. Tal vez haya muchas personas que desconozcan que la alimentación puede ayudarnos a prevenir los efectos negativos del sol en la piel, ¿no es así? ¿Cómo sería una dieta que podríamos calificar de fotoprotectora? Una buena alimentación para prevenir el daño oxidativo y óptima hidratación por supuesto nos ayudará a prevenir los efectos negativos del sol en la piel. Los radicales libres son unas sustancias químicas que se forman a partir del oxígeno que entra en nuestro cuerpo y son la causa del envejecimiento celular y de agresiones que pueden desarrollar enfermedades o trastornos. Se calcula que el 95% del oxígeno que entra en el cuerpo es usado por las células para producir energía, mientras que el resto es el que generará estas sustancias nocivas. Los antioxidantes, como Fernblock de Heliocare, son imprescindibles para aumentar nuestra capacidad antioxidante, ya que retrasa el proceso de envejecimiento y nos previene de la aparición de enfermedades degenerativas y problemas de la piel. Vitaminas, minerales, fibra, compuestos fitoquímicos tienen gran capacidad antioxidante… Las frutas y verduras son un cóctel de micronutrientes. Esta sustancia confiere al fruto una protección contra agentes externos como las radiaciones UV. Al mismo tiempo, cuando nosotros los ingerimos también nos beneficiamos de sus propiedades. Lee también: Los alimentos saludables de primavera para tomar a media mañana o en la merienda ¿Recomendaría, además, la toma de nutricosméticos para preparar nuestra piel frente a la radiación solar? En muchos de los casos sí porque la mayor parte de las veces tenemos carencias. Aunque sigamos una dieta equilibrada no es suficiente para cubrir las necesidades básicas. ¿Son las dietas más mediáticas realmente eficaces? Realmente me da mucha pena que se este mediatizando algo tan importante o básico como es nutrirnos, ya que nos desconectamos de nuestras necesidades o lo que realmente el cuerpo nos pide por escuchar ciertas modas o tendencias. Estaría muy bien no perder el sentido común. Lee también: Aprende a detectar las dietas milagro y huye de ellas

  • hola.com

    13 errores que cometes al caminar y te impiden sacar más partido a este sano ejercicio

    Mucho te hemos insistido en los beneficios que tiene para tu salud el hecho de caminar a diario. Andar de forma constante es bueno para tu cuerpo y también para tu mente. Un ejercicio sencillo, que no requiere de preparación y que te permitirá ir consiguiendo logros de forma satisfactoria. “Está comprobado que caminar es el ejercicio ideal para quemar calorías, desintoxicar el cuerpo y fortalecer articulaciones. Habitualmente, lo recomiendan médicos, fisioterapeutas, traumatólogos y profesionales del fitness, ya que puede ser realizado por todas las personas, sin importar su condición física”, nos cuenta la entrenadora personal Gemy Osorio Astorga, responsable del centro madrileño Pilates y Movimiento. Lee también: Cómo caminar rápido puede ayudarte a vencer la celulitis Una actividad muy beneficiosa Y es que incide en destacar que caminar tiene múltiples beneficios, que en su mayoría ya conoces. Así, es bueno para tu sistema cardiovascular, pero también mejora el sistema músculo-esquelético, previene y retrasa la aparición de una dolencia como la osteoporosis, refuerza el sistema inmunitario, favorece el tránsito intestinal y contribuye a la disminución del llamado colesterol 'malo' y los triglicéridos. En definitiva, podríamos decir que esta completa actividad ayuda a mantener la forma física en general. Pero si quieres sacar mayor provecho de este ejercicio, es importante también que tomes nota de estos errores que muchas veces te impiden sacarle el máximo provecho y obtener todos sus beneficios, tal y como nos resume la entrenadora. Lee también: Toma nota del plan de 31 días para adelgazar caminando ¡sencillo y perderás peso! Los errores que debes evitar Utilizar un calzado inadecuado para la actividad. Si te decides a andar a diario, hazte con unas zapatillas cómodas, para evitar molestias en los pies o las articulaciones. Llevar demasiada o inadecuada ropa que impide la ventilación y sudoración de la piel. Es muy importante, como ves, ir bien equipado. Caminar menos de veinte minutos. Los expertos recomendamos este mínimo para conseguir una adaptación cardiovascular. Hay que marcarse, al menos, este objetivo. No hidratarse. Caminar es un ejercicio que aumenta el nivel de deshidratación del cuerpo, por lo que es una buena idea ir provisto de una botella de agua. Caminar a un ritmo lento. Dependiendo de la condición física, lo ideal es mantener un ritmo activo que nos ayude a trabajar las pulsaciones. Utilizar pesas en los tobillos. Se pueden provocar lesiones en la rodilla y alterar, además, el equilibrio del cuerpo. Caminar cuando hace demasiado calor. Nos fatigamos antes y corremos un mayor riesgo de deshidratación. Por eso, ahora de cara a los meses de verano, conviene evitar las horas centrales del día. Llevar bolsos, mochilas o carteras. Lo ideal es ir lo más ligero posible para realizar la actividad de forma efectiva y evitar, además, pesos innecesarios. Caminar con los hombros adelantados. Nos lleva a una posición hipercifótica (chepa) que dificulta la respiración, provocando molestias en la espalda y futuras descompensaciones posturales. Caminar mirando hacia abajo. Siempre es importante mirar al frente y en posición erguida, lo que nos protegerá de futuros dolores de cuello y cervicales. Caminar solamente por asfalto. Lo ideal es que busques zonas de parque o áreas verdes. Es una opción mucho más agradable para disfrutar de los beneficios de esta disciplina. No estirar al finalizar el ejercicio. Siempre, después de realizar una actividad física conviene realizar estiramientos para prevenir la aparición de lesiones. No alcanzar el objetivo semanal establecido. Hay que ir poniéndose metas. Por eso, es una buena idea controlar tus pasos con las diversas aplicaciones y pulseras de actividad existentes en el mercado. Pero siempre, claro está, sin llegar a la obsesión.

  • hola.com

    ¿Dónde se nota antes la pérdida de peso?

    Si estás a dieta, y tienes como objetivo perder esos kilos de más que te sobran, tal vez te has hecho alguna vez esta pregunta: ¿dónde se nota primero la pérdida de peso? ¿En qué parte del cuerpo notaremos antes los resultados? No hay una norma escrita que diga que vas a notar resultados antes en la zona de los muslos, las caderas o el abdomen. Todo depende. “La zona donde primero se produce la pérdida de peso es muy relativa, varía en hombres y mujeres, edad, zonas de localización de grasa…”, nos anticipa Laura Parada, nutricionista y directora técnica de Slow Life House. “La zona donde primero se pierde es aquella donde más acumulación de grasa hay”, comienza diciéndonos por su parte la doctora Paula Rosso, del Centro Médico Lajo Plaza. “Hay gente que tiene una cintura muy pequeña y unas cartucheras muy grandes, y donde pierden es en la zona de más composición de grasa. Pero considerando si antes en abdomen o cartucheras, yo creo que el abdomen al tener grasa intravisceral y grasa extravisceral, es de las primeras zonas que podríamos decir que pierden grasa”, nos cuenta basándose en su experiencia. Lee también: Elimina la grasa localizada con este plan de ejercicios, dieta y plantas para adelgazar Posible retención de líquidos “También las zonas en las que cuesta más bajar son las áreas de grasa localizada, que se da por predisposición genética. Y también hay que tener en cuenta si hay zonas con retención de líquido o edema, esas zonas son las que se reducirán primero al empezar con la dieta, ya que no es grasa localizada”, cuenta Laura Parada. Lee también: ¿Cómo eliminar la grasa localizada en las rodillas? Abdomen, muslos y caderas En opinión de los expertos de KilosOut, nuestro cuerpo gestiona perfectamente de dónde obtener la energía que necesita cuando llevamos una dieta hipocalórica y tiene que tirar de reservas. “Por eso, las partes donde más se acumula el tejido adiposo (grasa) es lo primero que baja si llevamos a cabo una dieta hipocalórica correcta y equilibrada. Por tanto, abdomen, muslos, caderas y glúteos son los primeros lugares del cuerpo en los que se pierde la grasa acumulada, sobre todo más evidente en hombres que en mujeres. Aunque también influyen mucho otros factores como el estilo de vida (sedentario o activo), factores genéticos, y los hábitos nutricionales de cada persona”, nos cuentan. Y añaden que la grasa que se almacena en las caderas y muslos del cuerpo de la mujer juega un papel fundamental de cara a la maternidad y al final el cuerpo de la mujer hormonalmente está preparado para eso. La clave es que lo primero que gastamos cuando nos ponemos a dieta es lo acumulado. Pero también hay que tener en cuenta, sobre todo en las mujeres en edad fértil, que puedan resistirse más esta zonas y partes como la espalda, pantorrillas o la cara pierdan también grosor rápidamente. Lee también: Estos ejercicios reducen la cintura y queman la grasa abdominal ¡toma nota! ¿Es distinta la pérdida de peso en hombres que en mujeres? Lo cierto es que la forma de adelgazar es muy distinta entre hombres y mujeres. “Esto es debido al sistema hormonal, el metabolismo y la genética, así como los diferentes tipos de grasa que se almacenan en el cuerpo. Básicamente es porque el sistema hormonal en las mujeres debe tener reservas de grasa para quemar en estas zonas con vistas a la maternidad. De ahí la diferencia con los hombres. También está relacionado con los niveles altos de estrógenos, la hormona segregada para la fertilidad, y está relacionado con el aumento de peso en estas zonas cuando la mujer se acerca a la menopausia y los niveles de estos citados estrógenos disminuyen”, nos cuentan en KilosOut, donde recomiendan una pérdida de peso con una dieta hipocalórica equilibrada y aumentar la frecuencia con la que solemos realizar ejercicio, es más adquirir un hábito diario de al menos caminar. Es importante equilibrar esa dieta para “gastar” esos depósitos de grasa acumulada con el ejercicio que aumentará el metabolismo y ayudará a perder peso.

  • The Conversation España

    Las dietas más populares, a examen: ¿cuál es la más saludable y sostenible?

    Las verduras están presentes en todas las dietas. Gumersindo Feijoo, Author providedSabemos que seguir una dieta equilibrada es, fuera de toda duda, un beneficio para nuestra salud. Además, bajo el concepto de “estar a dieta” o “seguir una dieta” se pueden encontrar otras fuerzas motrices como, por ejemplo, aspectos estéticos o de respeto por el medio ambiente. Por eso, es importante determinar las propiedades nutricionales y de sostenibilidad en cualquier dieta. De esta forma, podremos orientar nuestras decisiones hacia la armonía entre beneficios, tanto de salud como ambientales. Indicadores de sostenibilidad y nutrición Uno de los indicadores ambientales con mayor impacto mediático es la huella de carbono (HC), relacionada con el calentamiento global asociado a la emisión de gases de efecto invernadero. Se define como la cantidad de dióxido de carbono equivalente que un producto genera en un período de tiempo a lo largo de su ciclo de vida. En el artículo Cinco reglas para elegir alimentos que mejoren su salud y la del planeta, se pueden encontrar valores típicos de huella de carbono para diferentes alimentos. Este indicador ha cuajado de forma importante en el sector de la alimentación, existiendo diversas ecoetiquetas que certifican su valor (figura 1). Dichas ecoetiquetas se pueden agrupar en función de la información que transmiten al consumidor. Por ejemplo, pueden indicar bajos niveles de emisiones (Climatop – Suiza), el ranking de los niveles de emisión (ConsciousTM – EE. UU.), la puntuación con la emisión (Carbon Trust – Reino Unido) y el neutro en carbono (Climate Neutral Product – Holanda). Figura 1. Ejemplo de algunas ecoetiquetas relacionadas con la huella de carbono que se aplican en el ámbito de la alimentación. En azul oscuro algunos de los países con implantación de ecoetiquetas de huella e carbono en el ámbito de la alimentación. Gumersindo Feijoo, Author provided Existen a su vez diversos indicadores nutricionales en la literatura científica que analizan los beneficios de diferentes patrones dietéticos. Uno de ellos es la dieta rica en nutrientes (NRD 9.3), un valor adimensional relacionado con la ingesta de 12 nutrientes. De ellos, 9 ponderan positivamente (proteínas, fibra, calcio, hierro, magnesio, potasio, vitamina A, vitamina C, vitamina E) y 3 negativamente (sodio, grasas saturadas y azúcares totales), en base a los valores recomendados por la FAO y la OMS. Características de algunas dietas A continuación, se señalan las características generales de diversas dietas evaluadas en este artículo (figura 2): • La dieta atlántica. Común en la zona de Galicia y el norte de Portugal, destaca por el consumo de pescado, verduras y hortalizas propias de la zona. También incluye leche y derivados lácteos (en especial quesos); cereales; carnes de cerdo, vacuno y aves y aceite de oliva. • La dieta mediterránea. Enfatiza el consumo de verduras, frutas, legumbres y hortalizas, así como cereales integrales, pescado, carnes blandas, frutos secos y aceite de oliva. Se asocia a los patrones dietéticos de los países de la zona mediterránea, fundamentalmente España, Italia y Grecia. • La dieta paleo. Está basada en el consumo de alimentos similares a los que se podrían haber consumido durante la era paleolítica, es decir, incluye aquellos que se obtendrían mediante la caza y la recolección como carnes magras, pescado, frutas, verduras, frutos secos y semillas. La dieta paleo limita los alimentos que emergieron con la agricultura durante el Neolítico, como los productos lácteos, legumbres y granos. • La dieta vegetariana. Consiste en la sustitución mayoritaria de productos de origen animal por equivalentes de origen vegetal. Aunque no existe un único tipo de dieta vegetariana, podemos caracterizarla por el consumo de frutas, verduras, hortalizas, legumbres, granos, semillas y frutos secos, incluyendo también productos como la leche y derivados lácteos y los huevos. • La dieta vegana. en términos generales, se basa en la sustitución total de productos de origen animal por vegetal, y por tanto, evita el consumo de carnes, pescados, leche, yogures, huevos, miel y otros productos animales en la alimentación. • La dieta nórdica. Está basada en alimentos procedentes tradicionalmente del norte de Europa: Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia. El consumo prioritario de alimentos se centra en vegetales de hoja verde y de raíz, bayas o frutas del bosque, fruta, cereales enteros, legumbres, lácteos y pescado (típicamente salmón, caballa o arenque, que se consumen varias veces a la semana). • La dieta andina. Es aquella dieta conformada por todos los productos oriundos del Perú. Incluye papas, multitud de cereales (como la quinoa, maca y kiwicha), frutas (como la guanábana, el aguaymanto y la carambola), mariscos y pescados (ingredientes esenciales del cebiche) Figura 2. Distribución porcentual en peso de los principales grupos de alimentos para un consumo de 2 100 calorías/día en diversas dietas. Gumersindo Feijoo, Author provided Análisis comparativo Considerando que un aporte medio de 2 100 calorías diarias cubre la ingesta recomendada de carbohidratos, proteínas, minerales y vitaminas, la figura 3 muestra el perfil de diversas dietas en un gráfico bidimensional (HC/NRD 9.3). El cuadrante mágico de Gardner (define la zona óptima) estaría en el área representada por una baja huella de carbono (<4,0 kg de CO₂ por persona y día) y un índice nutricional alto (>550). Figura 3. Análisis bidimensional de las dietas: impacto ambiental e índice nutricional. Símbolos de las dietas: A (atlántica), AN (andina), M (mediterránea), N (nórdica), P (paleo), Vt (vegetariana) y V (vegana). Gumersindo Feijoo, Author provided Las dietas atlántica y mediterránea obtienen datos muy similares: entre 3 y 3,5 kg de CO₂ por persona y día y un índice NRD 9.3 de entre 610-640. Estas cifras se pueden explicar a partir del análisis de los dos puntos fuertes comunes de ambas dietas: la variedad de alimentos en los diferentes grupos de la pirámide alimentaria y el énfasis en los productos locales. Por otra parte, los valores de la dieta vegetariana están muy próximos a los de ambas dietas atlántica y mediterránea, siendo la dieta vegana la que presenta valores ligeramente mejores en ambos indicadores. La principal diferencia entre la vegana y la vegetariana está en la leche y los derivados lácteos, que tienen un mayor impacto en la huella de carbono. La dieta andina también presenta un excelente equilibrio entre los aspectos nutricionales y de sostenibilidad. El excesivo consumo de carne supone un lastre importante en la dieta nórdica y paleo. En definitiva, ser constantes en seguir una dieta variada basada en la producción local y de temporada, como pueden ser en España la dieta atlántica y la dieta mediterránea o en Perú la dieta andina, es siempre una buena opción para nuestra salud y la del medio ambiente.Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original. Gumersindo Feijoo Costa recibe fondos de la Agencia Estatal de Investigación y de la Unión Europea para la realización de proyectos de investigación.

  • Yahoo Vida y Estilo

    Perder peso rápido: así sufre el cuerpo con la dieta de las 500 calorías

    No es un régimen al uso ni se puede mantener en el tiempo, sino una opción puntual -no apta para cualquiera- que requiere control y supervisión médica. Esto es lo que debes saber de la dieta de las 500 calorías

  • The Conversation en Español

    ¿Aumento o pérdida de peso no deseado durante la pandemia? El estrés podría tener la culpa

    Si has experimentado un aumento o una pérdida de peso no deseados durante la pandemia, no estás solo. Karl Tapales/Moment via Getty ImagesSi has experimentado un aumento o una pérdida de peso no deseados durante la pandemia, no estás solo. Según una encuesta de la Asociación Americana de Psicología, el 61% de los adultos de Estados Unidos informaron de un cambio de peso no deseado desde el comienzo de la pandemia. Los resultados, publicados en marzo de 2021, mostraron que durante la pandemia, el 42% de los encuestados ganó peso no deseado – 29 libras de media (13 kilos) – y casi el 10% de esas personas ganaron más de 50 libras (22 kilos). Por otro lado, casi el 18% de los estadounidenses afirmó haber experimentado una pérdida de peso no deseada – una media de 26 libras (12 kilos). Otro estudio publicado en marzo evaluó el cambio de peso en 269 personas de febrero a junio de 2020. Los investigadores encontraron, en promedio, que las personas ganaron una constante 1.5 libras (.7 kilos) por mes. Soy neurocientífica nutricional, y mi investigación estudia la relación entre la dieta, el estilo de vida, el estrés y el malestar mental, como la ansiedad y la depresión. El denominador común de los cambios en el peso corporal, especialmente durante una pandemia, es el estrés. Otra encuesta realizada por la Asociación Americana de Psicología en enero de 2021 reveló que cerca del 84% de los adultos estadounidenses experimentaron al menos una emoción asociada al estrés prolongado en las dos semanas anteriores. Los hallazgos sobre los cambios de peso no deseados tienen sentido en un mundo estresante, especialmente en el contexto de la respuesta al estrés del cuerpo, más conocida como la respuesta de lucha o huida. Neurotransmisores como el cortisol median la respuesta de lucha o huida, lo que influye el apetito y la digestión. Ben Mills/Wikimedia Commons Lucha, huida y comida La respuesta de lucha o huida es una reacción innata que evolucionó como mecanismo de supervivencia. Permite al ser humano reaccionar rápidamente ante un estrés agudo – como un depredador – o adaptarse a un estrés crónico – como la escasez de alimentos. Ante el estrés, el cuerpo quiere mantener el cerebro alerta. Disminuye los niveles de algunas hormonas y sustancias químicas cerebrales para rechazar comportamientos que no ayudarán en una situación de urgencia, y aumenta otras hormonas que sí lo harán. Cuando está bajo la influencia del estrés, el cuerpo disminuye los niveles de neurotransmisores como la serotonina, la dopamina y la melatonina. La serotonina regula las emociones, el apetito y la digestión. Así, los niveles bajos de serotonina aumentan la ansiedad y pueden cambiar los hábitos alimenticios de una persona. La dopamina – otro neurotransmisor del bienestar – regula la motivación orientada a objetivos. La disminución de los niveles de dopamina puede traducirse en una menor motivación para hacer ejercicio, mantener un estilo de vida saludable o realizar las tareas diarias. Cuando las personas están estresadas, también producen menos melatonina, la hormona del sueño, lo que provoca problemas para dormir. La epinefrina y la norepinefrina median en los cambios fisiológicos asociados al estrés y se elevan en situaciones estresantes. Estos cambios bioquímicos pueden provocar cambios de humor, influir en los hábitos alimentarios de las personas, reducir la motivación orientada a objetivos y alterar el ritmo circadiano de la persona. En general, el estrés puede desequilibrar los hábitos alimentarios y la motivación para hacer ejercicio o comer de forma saludable, y este último año ha sido ciertamente estresante para todos. Muchas personas encuentran consuelo en los alimentos de alto contenido calórico. MarianVejcik/iStock via Getty Images Plus Calorías fáciles, poca motivación En ambos estudios, las personas declararon su peso y los investigadores no recogieron ninguna información sobre la actividad física. Pero se puede suponer con cautela que la mayoría de los cambios de peso se debieron a que las personas ganaron o perdieron grasa corporal. Entonces, ¿por qué la gente ganó o perdió peso este último año? ¿Y qué explica las drásticas diferencias? Muchas personas encuentran consuelo en los alimentos de alto contenido calórico. Esto se debe a que el chocolate y otros dulces pueden hacernos felices al aumentar los niveles de serotonina a corto plazo. Sin embargo, la sangre elimina el azúcar extra muy rápidamente, por lo que el estímulo mental dura muy poco, lo que lleva a la gente a comer más. Comer por comodidad puede ser una respuesta natural al estrés, pero cuando se combina con la menor motivación para hacer ejercicio y el consumo de alimentos bajos en nutrientes y densos en calorías, el estrés puede provocar un aumento de peso no deseado. ¿Y la pérdida de peso? En pocas palabras, el cerebro está conectado al intestino a través de un sistema de comunicación bidireccional llamado nervio vago. Cuando uno está estresado, el cuerpo inhibe las señales que viajan a través del nervio vago y ralentiza el proceso digestivo. Cuando esto ocurre, la gente experimenta saciedad. En algunos países, y también en Estados Unidos, la pandemia ha provocado un aumento del hambre. La falta de comida y/o dinero para comprarla son otras razones por la que las personas pueden haber bajado de peso sin querer. En otros países, la pandemia dejó a muchas personas confinadas en sus casas, aburridas y con mucha comida y poco para distraerse. Si a este escenario se le añade el factor del estrés, se da la situación perfecta para que se produzcan cambios de peso no deseados. El estrés siempre formará parte de la vida, pero hay cosas que se pueden hacer como – practicar la autoconversación positiva – que pueden ayudar a evitar la respuesta al estrés y algunas de sus consecuencias no deseadas. Este artículo fue traducido por Univision.Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation, un sitio de noticias sin fines de lucro dedicado a compartir ideas de expertos académicos. Lee mas:¿Cómo hacer para perder peso y no recuperarlo?El estrés no es el responsable del acné pero ayuda a su aparición

  • El Universal

    La digoxina, un fármaco promesa para la pérdida segura de peso

    CIUDAD DE MÉXICO, abril 20 (EL UNIVERSAL).- Un nuevo estudio descubrió que la digoxina, un fármaco que controla las enfermedades cardiovasculares, redujo la inflamación y pérdida de peso hasta un 40 % en ratones, por lo que los investigadores sugirieron su uso como un tratamiento alternativo para combatir la obesidad de las personas, pues su ingesta no produce efectos secundarios, ni propicia el "efecto rebote". Pese a la que el sobrepeso y ...

  • iProfesional

    El deporte y el Covid-19: hacer 20 minutos de ejercicio al día podría prevenir los cuadros graves

    El deporte y el Covid-19: hacer 20 minutos de ejercicio al día podría prevenir los cuadros graves

  • Nupcias

    4 dietas que permiten el uso de los PCB

    Si quieres saber más de dietas y soluciones, checa esto. Porque toda novia quiere llegar en su peso al gran día...