Tema

The Conversation en Yahoo en Español

  • The Conversation en Español

    ¿El cerebro de los hombres y las mujeres realmente es diferente?

    La gente ha investigado sobre diferencias sexuales en el cerebro humano desde al menos el siglo XIX, cuando el científico Samuel George Morton vertió semillas y plomo en cráneos humanos para medir sus volúmenes.

  • The Conversation en Español

    Navegación privada: ¿protege de las miradas indiscretas en la web?

    Muchas personas quieren navegar por la red con mayor privacidad, por eso usan los modos de protección de privacidad que brindan los diferentes navegadores: “Navegación Privada” en Mozilla Firefox, Opera y Apple Safari, “Incógnito” en Google Chrome e “InPrivate” en Microsoft Edge.

  • The Conversation en Español

    How California’s COVID-19 surge widens health inequalities for Black, Latino and low-income residents

    California, el estado que llegó a convertirse en un modelo nacional para desacelerar la propagación del coronavirus, ha sido testigo en los últimos días de un número récord de infecciones, hospitalizaciones y muertes. El aumento se produce tras la reapertura de muchos negocios de alto riesgo, incluidos los salones de belleza, restaurantes, cines y gimnasios.

  • The Conversation en Español

    La lección del movimiento antivacunas contra la viruela del siglo XIX

    Hay esperanza de que a finales del año esté lista una vacuna contra el coronavirus. Pero para que esa vacuna pueda erradicar la COVID-19 es necesario que una masa crítica de personas se vacune. Si la protección que ofrece una vacuna contra la COVID-19 disminuye rápidamente, como parece ocurrir con los anticuerpos adquiridos de manera natural, para mantener la inmunidad habrá que recurrir a múltiples vacunas. Y si las personas no se las ponen, la masa crítica disminuirá rápidamente.

  • The Conversation en Español

    El tiempo fuera bien aplicado mejora el comportamiento de los niños

    Debido a la pandemia de COVID-19, ahora la mayoría de los padres pasan más tiempo de lo habitual con sus hijos, por lo que necesitan más que nunca que la disciplina en casa funcione. Afortunadamente, existen algunas técnicas que pueden ser muy efectivas.

  • The Conversation en Español

    ¿El coronavirus permanece en el cuerpo? Lo que sabemos sobre cómo los virus subsisten en el cerebro y los testículos

    Mientras millones de personas se recuperan de la COVID-19, queda una pregunta sin responder: ¿el virus puede “ocultarse” en pacientes aparentemente recuperados? Si es así, ¿podría eso explicar algunos de los síntomas persistentes de la COVID-19 o presentar un riesgo de transmisión de la infección a otras personas, incluso después de la recuperación?

  • The Conversation en Español

    ¿Qué medicamentos y tratamientos se ha demostrado que funcionan y cuáles no para la COVID-19?

    Soy médico y científico en la Universidad de Virginia. Me preocupo por los pacientes y realizo investigaciones para encontrar formas mejores de diagnosticar y tratar las enfermedades infecciosas, incluida la COVID-19. Me gustaría compartir lo que se sabe sobre los tratamientos que funcionan y los que no han dado buenos resultados para combatir esta nueva infección por coronavirus.Hay que tener en cuenta que este campo de la medicina está evolucionando rápidamente a medida que comprendemos mejor cómo actúa el virus SARS-CoV-2. Por tanto, lo que estoy escribiendo hoy podría cambiar en cuestión de días o semanas.A continuación, podrás encontrar los tratamientos que se han probado y conocemos mejor. Hidroxicloroquina o cloroquina: no hay evidencia de que funcionenHay tres ensayos controlados aleatorizados sobre la hidroxicloroquina, pero ninguno de ellos ha podido probar o refutar un efecto beneficioso o perjudicial sobre el curso clínico de la COVID-19 o la eliminación del virus. Dada la falta actual de evidencia, estos medicamentos, que normalmente se usan para tratar la artritis, solo deben administrarse en un contexto de ensayo clínico controlado. Lopinavir / ritonavir: no es útilEl medicamento lopinavir es un inhibidor de una enzima llamada proteasa VIH que participa en la producción de partículas virales. Los inhibidores de la proteasa para el VIH fueron revolucionarios y mejoraron nuestra capacidad actual para tratar de manera eficaz este virus. El lopinavir también puede inhibir enzimas que realizan funciones similares a la proteasa VIH en los coronavirus SARS y MERS. El ritonavir aumenta el nivel de lopinavir en sangre, por lo que en un ensayo clínico controlado aleatorizado para la COVID-19 se probó la combinación de lopinavir y ritonavir.Por desgracia, no se apreció un impacto en los niveles de virus en la garganta ni en la duración de la eliminación del virus, ni cambió el curso clínico o la supervivencia de los pacientes. Por tanto, no hay espacio para el lopinavir/ritonavir en el tratamiento de la COVID-19. Esteroides: sí, para casi todos los pacientes con COVID-19Cuando se administró una hormona esteroide sintética llamada dexametasona a pacientes con COVID-19, el fármaco disminuyó la mortalidad a los 28 días en un 17% y aceleró el alta hospitalaria.Este trabajo se realizó en un ensayo clínico controlado aleatorizado en más de 6.000 pacientes y, aunque no se repitió en otro estudio y todavía no ha sido revisado por pares, no cabe duda de que aporta evidencia suficiente para recomendar su uso. Tocilizumab: demasiado pronto para juzgarEl tocilizumab es un anticuerpo que bloquea una proteína, llamada receptor de IL-6, para que no se una a la IL-6 y desencadene inflamación. Los niveles de IL-6 son más altos en muchos pacientes con COVID-19 y el sistema inmunitario en general parece estar hiperactivado en quienes presentan cuadros más graves. Esto ha hecho que muchos médicos piensen que inhibir el receptor de IL-6 podría proteger a los pacientes de desarrollar una enfermedad grave.En la actualidad, la agencia sanitaria del gobierno de Estados Unidos aprobó el tocilizumab para el tratamiento de la artritis reumatoide y otras enfermedades vasculares del colágeno y para la “tormenta de citoquinas”, una reacción exagerada y dañina del sistema inmunitario que puede estar causada por ciertos tipos de terapia contra el cáncer y la COVID-19.Un estudio observacional retrospectivo descubrió que los pacientes con COVID-19 tratados con tocilizumab tenían un menor riesgo de necesitar ventilación mecánica y morir. Pero carecemos de un ensayo clínico controlado aleatorizado, por lo que no hay forma de determinar si esa mejora aparente se debió al tocilizumab o a la naturaleza imprecisa de los estudios retrospectivos. Plasma de convalecientes: demasiado pronto para juzgarEl plasma de personas convalecientes, el líquido derivado de la sangre después de eliminar los glóbulos blancos y rojos, contiene anticuerpos de infecciones previas que tuvo el donante de plasma. Este plasma se ha utilizado para prevenir enfermedades infecciosas como la neumonía, tétanos, difteria, paperas y varicela durante más de un siglo. Se cree que beneficia a los pacientes porque los anticuerpos del plasma de los sobrevivientes se unen e inactivan los patógenos o sus toxinas en los pacientes. El plasma de los convalecientes ya se ha utilizado en miles de pacientes con COVID-19.Sin embargo, el único ensayo clínico aleatorizado ha sido pequeño e incluyó solo 103 pacientes que recibieron plasma convaleciente 14 días después de enfermarse. No hubo diferencias en el tiempo de mejoría clínica o la mortalidad entre quienes recibieron el tratamiento y los que no. La noticia alentadora fue que se produjo una disminución significativa en los niveles de virus detectados por PCR.Por lo tanto, es demasiado pronto como para saber si será beneficioso y es necesario realizar ensayos clínicos controlados. Remdesivir: sí, disminuye la estancia hospitalariaEl remdesivir es un medicamento que inhibe la enzima del coronavirus que hace copias del genoma viral de ARN. Actúa provocando una detención prematura o terminación de la copia y, en última instancia, bloqueando la replicación del virus.El tratamiento con remdesivir, sobre todo para los pacientes que requirieron oxígeno suplementario antes de usar la ventilación mecánica, redujo la mortalidad y acortó el tiempo de recuperación promedio de 15 a 11 días. Inhibidores de la ECA y BRA: sigue tomándolosExistía la preocupación de que los medicamentos llamados inhibidores de la ECA o bloqueadores de los receptores de angiotensina (BRA), que se usan para tratar la presión arterial alta y la insuficiencia cardíaca, aumentaran los niveles de las proteínas ACE2, el receptor del SARS-CoV-2 en la superficie de las células del cuerpo. Según los médicos, esto aumentaría los puntos de entrada para que el virus infectara las células y, por lo tanto, agravaría las nuevas infecciones por coronavirus.Sin embargo, no hay evidencia de que eso ocurra. La Asociación Estadounidense del Corazón, la Sociedad Estadounidense de Insuficiencia Cardíaca y el Colegio Estadounidense de Cardiología recomiendan que los pacientes sigan tomando estos medicamentos durante la pandemia ya que son beneficiosos en el tratamiento de la hipertensión arterial y la insuficiencia cardíaca.Hemos logrado un progreso sorprendente en el tratamiento de la COVID-19. Ya se ha demostrado que dos terapias, los esteroides y el remdesivir ayudan. Quienes se benefician de estos tratamientos deben agradecer a los pacientes que se ofrecieron como voluntarios para participar en ensayos clínicos controlados y a los médicos y las compañías farmacéuticas que los llevan a cabo.Este artículo fue traducido por Yahoo!.

  • The Conversation en Español

    ¿Qué puede aprender la cadena de suministro médica de la industria de la moda?

    La escasez de suministros médicos cruciales, especialmente equipos de protección personal (EPP), ha paralizado la capacidad de Estados Unidos para sofocar la pandemia de COVID-19.Al menos 59,000 residentes y trabajadores de hogares para adultos mayores han muerto por el virus en EU hasta el 23 de julio. Esta es una cifra asombrosa en comparación con los hogares de ancianos en Taiwan, que han reportado cero muertes.Otros países con EPP amplio, como Corea del Sur y Nueva Zelanda, han reportado pocas muertes en hogares para adultos mayores. La escasez de estos equipos en Estados Unidos ha continuado durante meses y se espera que se agrave en una segunda ola de pandemia de COVID-19, debido a problemas estructurales en la cadena de suministro médico de dicho país.Como experto en materia de gestión de operaciones cuya investigación se ha referido a las cadenas de suministro de atención médica, me ha intrigado la grave escasez de EPP. Me propuse estudiar cómo hacer que la cadena de suministros médicos de Estados Unidos sea más resistente y ágil en una futura pandemia.En mi opinión, aquellos involucrados en la cadena de suministros médicos tienen mucho que aprender de un lugar que quizá les sorprenda: la industria de la moda. Falta de transparenciaMi estudio con Ge Bai y Gerard Anderson muestra que la cadena de suministro de EPP de Estados Unidos adolece de una falta fundamental de transparencia.Los fabricantes de EPP no reportan información de la cadena de suministro al gobierno que no sea la ubicación de sus instalaciones de producción. Nuestro extenso examen de sus informes financieros no arrojó ninguna información cuantificable. Los medios tampoco fueron de mucha ayuda.Los fabricantes de equipo de protección rara vez informan a sus clientes información básica de la cadena de suministro. En la mayoría de los casos, los hospitales solo conocen a las compañías con las que contratan directamente, también conocidos como “proveedores de nivel 1”, y los proveedores de atención médica a veces no conocen a los proveedores de EPP incluso después de la entrega.Pero la falta de transparencia no es exclusiva de la industria del cuidado de la salud. La industria de la moda ha experimentado durante mucho tiempo el mismo dolor.Muchas marcas de moda no saben dónde y cómo se fabrican sus prendas, ya que tienen amplias redes globales de proveedores que a menudo subcontratan a otros proveedores sin su conocimiento. Incluso si lo saben, no tienen ningún incentivo para divulgar sus datos de la cadena de suministro al público.Desde su inicio en 2017, los puntajes promedio de transparencia de casi 100 marcas de moda han aumentado en 12 puntos, con más compañías que informan a través de publicaciones corporativas sobre sus instalaciones de procesamiento, proveedores de materias primas y otra información crucial de la cadena de suministro. Despues de los incendiosLa falta de transparencia mata. En Dhaka, Bangladesh, un incendio en noviembre de 2012 en una fábrica de ropa mató a más de 100 personas, seguido de otro incendio en abril de 2013 que mató a más de mil 100.Estas fábricas operan para las principales compañías de moda internacionales en malas condiciones de trabajo. Sin embargo, sin transparencia, el público no podría responsabilizar a las marcas. Como resultado, estas invirtieron poco en mejorar las prácticas laborales de sus proveedores, a menudo peligrosas.En respuesta a los incendios, la industria de la moda se embarcó en un esfuerzo por mejorar la transparencia de la cadena de suministro a través del Índice de Transparencia de la Moda, que clasifica a las principales marcas por cuánto saben sobre dónde y cómo se fabrican sus productos y hasta qué punto están dispuestos a compartir dicha información con el público. Prevención de fallas pandémicasLa industria de la moda ha ofrecido lecciones valiosas para mejorar la transparencia de la cadena de suministro.El Índice de Transparencia de la Moda cubre una amplia gama de métricas de desempeño, incluso si las marcas de moda “conocen, muestran y corrigen” varias debilidades de sus cadenas de suministro. Un índice de transparencia para la cadena de suministro médico podría no ser tan completo, pero, como mínimo, necesitaría medir cuán transparentes son los fabricantes de EPP sobre su información crucial de la cadena de suministro.Este nivel de transparencia de extremo a extremo es importante porque la producción de EPP especializado, como las máscaras N95, depende de materiales cruciales que Estados Unidos actualmente tienen poca capacidad para producir.La transparencia crea un incentivo para que los fabricantes desarrollen capacidad doméstica. La amplia capacidad de producción nacional para suministros médicos cruciales, como las máscaras N95, garantizaría que se cuenten con materias primas críticas, capital humano y conocimientos técnicos para aumentar la producción en tiempos de emergencias sanitarias mundiales.Una mejor transparencia de extremo a extremo de la cadena de suministro de EPP permitirá a los gobiernos, a los proveedores de atención médica y al público evaluar las debilidades de la cadena de suministro y presionar a los fabricantes para que las arreglen.Este artículo fue traducido por Yahoo!. La versión en español ha sido actualizado para reflejar el rápido progreso de la pandemia.

  • The Conversation en Español

    Hitler en casa: cómo la máquina de relaciones públicas nazi reinventó la imagen doméstica del Führer y engañó al mundo

    El 16 de marzo de 1941, mientras las ciudades europeas ardían y los judíos eran conducidos a guetos, The New York Times Magazine publicó una historia ilustrada sobre el retiro de Adolf Hitler en los Alpes de Berchtesgaden.Adoptando un tono neutral, el corresponsal C. Brooks Peters señaló que los historiadores del futuro debían valorar la importancia del “dominio privado y personal del Führer”, un espacio donde las discusiones sobre el frente de guerra se entremezclaban con “paseos con sus tres perros ovejeros a lo largo de majestuosos senderos de montaña”.Durante más de 70 años hemos ignorado el reclamo de Peters de tomar en serio los espacios domésticos de Hitler. Cuando pensamos en los escenarios del poder político de Hitler, somos más propensos a imaginar el Campo Zeppelín de Nuremberg que el salón de su casa.Sin embargo, fue a través de la arquitectura, el diseño y las representaciones mediáticas de sus hogares que el régimen nazi fomentó el mito de un Hitler que en privado se comportaba como un hombre hogareño y buen vecino.En los años previos a la Segunda Guerra Mundial esa imagen se utilizó de manera estratégica y eficaz, tanto en Alemania como en el extranjero, para distanciar al dictador de sus políticas violentas y crueles. Incluso después del inicio de la guerra, la impresión favorable sobre el Führer fuera de servicio jugando con perros y niños no se desvaneció de inmediato. Un cambio radicalLas mitologías nazis sobre los orígenes de Hitler enfatizaron su pobreza y la carencia de hogar cuando era joven, así como su desdén por las comodidades.Pero cuando Hitler se convirtió en canciller, sobre todo después de que las regalías del Mein Kampf lo convirtieran en un hombre rico, gastó mucha energía en rediseñar y amueblar sus residencias: la Antigua Cancillería de Berlín; su apartamento de Múnich y el Berghof, su casa en la montaña en Obersalzberg.El momento en que realizó esas renovaciones a mediados de la década de 1930 coincidió con el cambio de imagen público de Hitler como estadista y diplomático, una transformación que también fue promovida por las películas de propaganda nazi de Leni Riefenstahl.Las facetas más ásperas del extremista antisemita y agitador de masas fueron suavizadas creando una personalidad nueva y sofisticada que surgió en un entorno doméstico cuidadosamente diseñado. A través de las cortinas de seda y los jarrones de porcelana los diseñadores de Hitler sugirieron la existencia de un mundo interior refinado y pacífico.Gerdy Troost, la decoradora de interiores de Hitler, desempeñó un papel importante en transmitir una imagen de su cliente como un hombre culto y de buen gusto. Inspirada en los movimientos de reforma del diseño británico, puso énfasis en la calidad de los materiales y la artesanía en lugar de la exhibición llamativa.Hitler era un cliente comprometido y admiraba su gusto, aunque a veces chocaban por su tendencia hacia lo grandioso. Troost fue una mujer respetada y temida en la Alemania nazi, a pesar de que las historias escritas sobre ese período la han ignorado. Sin embargo, nuevas fuentes de archivos revelan su sorprendente influencia sobre Hitler y su importancia dentro de los círculos de élite nazi. El chalet de HitlerCon vistas a Alemania por un lado de la montaña y a Austria por el otro, Berghof era la propiedad más pública de las casas privadas de Hitler y ejercía un poderoso influjo en el imaginario nazi del imperio.Hitler y sus publicistas se inspiraron en las imágenes de las montañas de los movimientos literarios y artísticos de Alemania, en especial del Romanticismo, para mitificar al Führer y convertirlo en un líder místico que se sumergía y encarnaba a la vez las terribles y magníficas fuerzas de la naturaleza.Al mismo tiempo, la montaña sirvió como una herramienta para humanizar al líder de Alemania a través de su contacto con los animales y los niños. Mediante postales, revistas y libros oficiales, los alemanes consumieron fantasías sobre una vida doméstica ideal arraigada en un paisaje natural.Entre la expansión del Lebensraum y el aire puro de la montaña, un sitio donde brillaba el sol y jugaban niños rubios, los nazis animaron a los alemanes a imaginar un futuro maravilloso si sacrificaban en cambio sus bolsillos y libertades. Para la prensa extranjera era un caballero bávaroEl auge de la cultura de las celebridades en las décadas de 1920 y 1930 desencadenó un apetito voraz por la información sobre la vida cotidiana de los ricos y famosos. El equipo de Hitler se dio cuenta rápidamente y aprovechó el hambre del público para promover estrategias de relaciones públicas muy comunes en la actualidad.Los periodistas que escriben para la prensa en inglés engulleron la propaganda, alimentando una imagen falsa de Hitler al publicar historias brillantes del Führer, incluso cuando contrastaban con una realidad diferente e inquietante.El 30 de mayo de 1937, un mes después de que aviones alemanes bombardearan Guernica, en España, The New York Times Magazine publicó un artículo en primera plana sobre el idílico retiro de montaña de Adolf Hitler.En esa pieza llena de admiración, escrita por el corresponsal extranjero Otto Tolischus, los cielos no fueron representados como un medio para provocar la destrucción, sino como un raro topo de meditación, belleza y vida simple.El artículo describía cómo el líder de Alemania, rodeado de picos alpinos y en comunión con la naturaleza, contemplaba el Reich y se deleitaba comiendo chocolate. No se mencionó el ataque de Hitler contra Guernica ni el sufrimiento de sus víctimas, un hecho que Pablo Picasso inmortalizó más tarde.En noviembre de 1938, poco después de la anexión de Sudetenland en Checoslovaquia, y el mismo mes en que se produjo la Noche de los Cristales Rotos, la revista Homes and Gardens publicó un artículo titulado “La casa de montaña de Hitler” en el que atribuyó al Führer el diseño de Berghof. El artículo aplaudió su gusto y describió su vida privada como un entorno de refinamiento, cenas apacibles y amistades agradables.Días antes de la firma del pacto nazi-soviético en agosto de 1939, The New York Times Magazine publicó otro artículo entusiasta sobre la residencia, donde se relataba de nuevo la saludable vida doméstica del Führer, su hospitalidad sin pretensiones y la pasión por los dulces.Life, Vogue y otras publicaciones ampliamente difundidas también ofrecieron a sus lectores la oportunidad de ver ensayos fotográficos brillantes y minuciosos de las habitaciones de Hitler.Sin embargo, las historias en la prensa británica que admiraban los gustos y actividades nobles de Hitler se evaporaron cuando comenzaron las hostilidades. Con los aviones de guerra alemanes bombardeando las ciudades y pueblo

  • The Conversation en Español

    ¿Qué son los aerosoles y por qué son tan peligrosos ante la pandemia de COVID-19?

    Cuando alguien tose, habla o incluso respira, lanza pequeñas gotas respiratorias al aire circundante. La más pequeña de estas gotitas puede flotar durante horas, y existe una fuerte evidencia de que pueden portar coronavirus vivos si la persona está infectada.Hasta estos últimos días, sin embargo, el riesgo de estos aerosoles no se incorporó a la orientación formal de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para las naciones. En cambio, sugirió que el coronavirus se transmitía principalmente al toser o estornudar gotas grandes en la cara de alguien, en lugar de ser una amenaza a largo plazo que puede flotar en el aire.Se necesitó presión de los científicos para comenzar a cambiar eso.Más de 200 científicos publicaron una carta abierta a la OMS el 6 de julio advirtiendo sobre la transmisión en el aire de COVID-19 a través de aerosoles e instando a la organización a reconocer los riesgos.La OMS respondió con una actualización en la que reconoció la creciente evidencia de propagación de la enfermedad en el aire, pero lo hizo con dudas.Como profesores que estudiamos dinámica de fluidos y aerosoles, creemos que es importante que las personas comprendan los riesgos y lo que pueden hacer para protegerse. ¿Qué es un aerosol y cómo se propaga?Los aerosoles son partículas que están suspendidas en el aire. Cuando los humanos respiran, hablan, cantan, tosen o estornudan, las gotitas respiratorias emitidas se mezclan en el aire circundante y forman un aerosol. Debido a que las gotas más grandes caen rápidamente al suelo, los aerosoles respiratorios a menudo se describen como formados por gotas más pequeñas de menos de 5 micras, o aproximadamente una décima parte del ancho de un cabello humano.En general, las gotas se forman cuando una lámina de líquido se rompe. Probablemente hayas experimentado este fenómeno al soplar pompas de jabón. A veces, la burbuja no se forma completamente, sino que se rompe en muchas gotas.De manera similar, en los humanos, pequeñas láminas y hebras de líquido, mucosidad, a menudo se extienden a través de partes de las vías respiratorias. Esto ocurre con mayor frecuencia en lugares donde la vía aérea se abre y se cierra una y otra vez. Eso sucede en lo profundo de los pulmones cuando los bronquiolos y los sacos alveolares se expanden y contraen durante la respiración, dentro de la laringe a medida que las cuerdas vocales vibran durante el habla o en la boca, mientras la lengua y los labios se mueven mientras hablan. El flujo de aire producido al respirar, hablar y toser separa estas capas de moco, al igual que al soplar la burbuja de jabón.El tamaño de las gotas varía según cómo y dónde se producen dentro de las vías respiratorias. Mientras que la tos genera la mayor cantidad de gotas, la investigación ha demostrado que solo dos o tres minutos de conversación pueden producir tantas gotas como una tos.Las gotas que son más pequeñas que 5 micras pueden permanecer suspendidas en el aire durante muchos minutos a horas porque el efecto del arrastre de aire en relación con la gravedad es grande. Además, el contenido de agua de las gotas portadoras de virus se evapora mientras están en el aire, disminuyendo su tamaño. Incluso si la mayor parte del líquido se evapora de una gotita cargada de virus, la gotita no desaparece; simplemente se vuelve más pequeño, y cuanto más pequeña es la gota, más tiempo permanecerá suspendida en el aire. Debido a que las gotas de menor diámetro son más eficientes para penetrar profundamente en el sistema pulmonar, también presentan un riesgo de infección mucho mayor.Las pautas de la OMS sugieren que el ARN del virus encontrado en pequeñas gotas no era viable en la mayoría de las circunstancias. Sin embargo, las primeras investigaciones sobre el virus SARS-COV-2 han demostrado que es viable como aerosol por hasta tres horas. ¿Las máscaras protegen de la transmisión de aerosoles?Los revestimientos faciales y las máscaras son absolutamente necesarios para la protección contra la transmisión de aerosoles. Sirven para un doble propósito.Primero, filtran el aire expulsado por un individuo, capturan gotitas respiratorias y, por lo tanto, reducen el riesgo de exposición para otros. Esto es particularmente importante ya que son más efectivos para capturar gotas más grandes que tienen más probabilidades de tener grandes cantidades de virus encapsulados dentro de ellas. Esto evita que las gotas más grandes afecten directamente a alguien o se evaporen a un tamaño más pequeño y circulen en el aire.También reducen la velocidad de la bocanada de aire que se produce al estornudar, toser o hablar. Disminuir la velocidad del aire expulsado reduce la distancia que las gotas se transportan inicialmente a los alrededores de la persona.Sin embargo, es importante darse cuenta de que la protección proporcionada por las máscaras y los revestimientos faciales varía según el material con el que están construidos y qué tan bien encajan. Sin embargo, usar cubiertas faciales para disminuir el riesgo de exposición en el aire es crítico. ¿Mantenerse a distancia es lo suficientemente seguro?La recomendación de mantener una separación de dos metros se basa en un estudio de WF Wells en 1934, que mostró que una gota de agua expulsada cae al suelo o se evapora, a una distancia de aproximadamente 2 metros. Sin embargo, el estudio no tuvo en cuenta el hecho de que después de la evaporación del agua en una gotita cargada de virus, el núcleo de la gotita permanece, por lo que aún representa un riesgo de infección en el aire.En consecuencia, si bien permanecer a distancia de otras personas reduce la exposición, podría no ser suficiente en todas las situaciones, como en habitaciones cerradas y con poca ventilación. ¿Cómo puedo protegerme de los aerosoles en interiores?Las estrategias para mitigar la exposición en el aire son similares a las estrategias para mantenerse seco cuando llueve. Cuanto más tiempo permanezcas bajo la lluvia, y cuanto más llueva, más mojado quedarás. Del mismo modo, a cuantas más gotas estés expuesto y cuanto más tiempo permanezcas en ese entorno, mayor será el riesgo de exposición. Por lo tanto, el riesgo de mitigación se basa en la disminución de los niveles de concentración de aerosoles y el tiempo de exposición.Las concentraciones de aerosol se pueden reducir con una mayor ventilación, aunque se debe evitar la recirculación del mismo aire a menos que el aire se pueda filtrar de manera efectiva antes de su reutilización. Cuando sea posible, abre puertas y ventanas para aumentar el flujo de aire fresco.Disminuir el número de fuentes de emisión (personas) dentro de un espacio y garantizar que se usen cubiertas faciales en todo momento puede disminuir aún más los niveles de concentración.También se pueden usar métodos para desactivar el virus, como la luz ultravioleta germicida.Finalmente, reducir la cantidad de tiempo que pasas en áreas poco ventiladas y abarrotadas es una buena manera de reducir el riesgo de exposición en el aire.Este artículo fue traducido por El Financiero.Byron Erath recibe apoyo de la National Science Foundation y el National Insti

COMPARTE ESTA PÁGINA