• Entretenimiento
    lanacion.com

    El hombre nuclear: un actor desconocido, un explosivo romance y una boda final

    Las tardes televisivas de los primeros ochentas tenían un mantra que muchos espectadores, especialmente los más jóvenes, podían recitar de memoria: "Steve Austin. Astronauta. Su vida está en peligro. Lo reconstruiremos. Poseemos la tecnología para convertirlo en un organismo cibernético, poderoso, superdotado." Tal era la narración de la extraordinaria secuencia de créditos que abría cada episodio de El hombre nuclear, el título que recibió la serie norteamericana The Six Million Dollar Man (estrenada en los Estados Unidos durante 1974) en América latina. La locución original en inglés era un poco menos concisa, pero resultó igualmente cautivante para su audiencia, al punto de que la frase "Gentlemen, we can rebuild him. We have the technology" se volvió una contraseña irónica de la cultura pop y el cierre original, "Better... Stronger...Faster", encontró su camino hacia el título de un hit de Daft Punk.Esta muy buena secuencia inicial que se sostiene sin caer en el ridículo hasta la actualidad tuvo, como mucho en esta serie, una primera versión muy fallida: las imágenes de naves espaciales, quirófanos y computadoras eran acompañadas por una canción pegadiza interpretada por la cantante de soul Dusty Springfield que parecía mucho más a tono con una comedia de enredos que con la historia futurista de un robot humano.Perdido en la traducciónEl reemplazo de "El hombre de los seis millones de dólares" por el "El hombre nuclear" en Latinoamérica resulta curioso, no solo porque muchos países de la región están más familiarizados con los dólares que con la tecnología nuclear, sino también porque hay que adentrarse bastante en la genealogía de la serie hasta descubrir exactamente qué tiene de nuclear el protagonista (para no alentar un misterio que no lo merece: los miembros prostéticos que recibió el personaje tras su horrible accidente, y cuya fabricación y mantenimiento costaban 6 millones de dólares, estarían alimentados por un pequeña batería nuclear). En Israel, el título también fue cambiado y el protagonista perdió su valuación, porque la cifra "6 millones" remitía a las víctimas del Holocausto. Y hay que reconocer también que, en casi cualquier época de la Argentina, la traducción de un precio fijo, aunque fuera de millones, pronto podía quedar desactualizada.Novelas y películasLa narración de los títulos cuenta toda la historia que necesitamos saber: Steve Austin (Lee Majors) es un exastronauta que sufre un accidente catastrófico mientras prueba una nueva nave espacial. Sobrevive, pero pierde las piernas, un brazo y un ojo. La agencia gubernamental de espionaje OSI, al comando del hierático Oscar Goldman (Richard Anderson), recurre a un tratamiento experimental para reemplazar sus extremidades por miembros "biónicos" creados por el Dr. Rudy Wells (Alan Oppenheimer) y así obtener un agente imbatible, dado que estos implantes tecnológicos proporcionan habilidades sobrehumanas: Austin adquiere visión telescópica e infrarroja, con sus nuevas piernas puede correr a 100 kilómetros por hora y su brazo tiene la fuerza de una pala mecánica. Cómo es que el brazo no se desprende dolorosamente de su cuerpo cuando lo usa para levantar un camión u otra cosa igualmente pesada es algo que nunca se explica y que los espectadores del momento, fascinados entonces por los hoy precarios efectos especiales, tampoco se preguntaron.Este punto de partida para la serie fue tomado del best seller Cyborg (1972) del novelista Martin Caidin por el guionista y productor Glen A. Larson, que luego produciría algunos de los mayores éxitos de los años 80 como BJ, Magnum y El auto fantástico. Larson convirtió esa novela en un telefilm de 1973 titulado The six million dollar man que desarrolla el origen del personaje y una primera aventura. Caidin escribió tres secuelas de su éxito que serían libremente adaptadas para otros dos telefilms, The six million dollar man: Wine, Women and War y Solid Gold Kidnapping. Estas películas son más alambicadas y "adultas" que la serie que las sucedió ya que muestran a su protagonista como una especie de James Bond cibernético que se involucra en conflictos internacionales y en la seducción de espías soviéticas. La buena recepción de estos telefilms llevó a la producción de la serie.Hombres, mujeres y perros biónicosEl hombre nuclear comenzó a emitirse en 1974 y pronto se volvió un éxito global: fue vendida a más de 70 países y se prolongó por cinco temporadas. La primera opción para el personaje protagónico fue el actor Monte Markham, hoy olvidado, pero finalmente el rol recayó en el semidesconocido Lee Majors cuando Larson vio su interpretación en el drama legal Owen Mashall. Majors no solo se volvió una estrella internacional por este papel, al que siempre estará unido, sino también un ícono de los años 70, ayudado por su inconfundible estilo (en la serie, el personaje suele vestir joggings de colores estridentes, con la parte superior abierta y sin remera, dejando al descubierto su velludo tórax) y también por su promocionado romance y luego boda con el futuro "ángel de Charlie" Farrah Fawcett. Su popularidad fue tal que desarrolló una amistad con Elvis Presley y, por 1975, aparecía ocasionalmente en shows del cantante donde, tras ser presentado como su "nuevo guardaespaldas", hacía una rutina humorística en la que demostraba sobre el escenario sus habilidades biónicas.La serie da por sentado que el público estaba familiarizado con los telefilms precedentes y, más allá del resumen de los títulos, presenta a un personaje plenamente formado. La nueva narración, sin embargo, se ocupa de construir un conjunto de convenciones un poco insólitas. La más extraña es que cada vez que Steve Austin usa sus habilidades biónicas, como desplazarse con aceleración sobrehumana, el movimiento que, se supone, es velocísimo, a los espectadores se nos muestra en cámara lenta, es decir que lo muy lento, extrañamente, significa muy rápido. Este curioso código y otros (como el zoom sobre la cara de Austin cada vez que mira por el ojo biónico o el efecto de percusión electrónica con eco cada vez que usa su fuerza superior) no solo funcionaron sino que fueron retomados por otros programas (como El increíble Hulk) e incorporados a la cultura popular en incontables parodias.La estructura de la narración, característica de la televisión de la época, es de episodios autoconclusivos que ubican a los personajes en un presente continuo: su mundo al finalizar cada capítulo vuelve a ser idéntico al del comienzo, toda alteración restaurada, toda herida cauterizada. Solo ocasionalmente la narrativa introduce un cambió que perdura, como la presentación, en la segunda temporada, de la "mujer biónica", Jaime Sommers, interpretada por Lindsay Wagner (eventualmente también aparecería un can biónico, el animal de laboratorio en el que se testearon los implantes artificiales). Sommers es una tenista profesional que sufre un accidente practicando paracaidismo y es reconstruida de modo similar al de Austín (pero tiene un oído biónico, en lugar de un ojo). Este personaje se volvería recurrente hasta obtener su propio título, el spin offLa mujer biónica, una serie acaso más avanzada que la original, ya que reemplaza el machismo de Majors por un profético empoderamiento femenino y también presenta una mayor complejidad narrativa dado que el personaje padece amnesia y debe reconstruir su identidad.Aliens y Pie grandeEn un telefilm Bionic Ever After, posterior a la cancelación de la serie, el hombre nuclear se casa con la mujer biónicaA diferencia de los films precedentes, El hombre nuclear abandona cualquier pretensión de ser una versión televisiva del agente 007 y cada semana encara la resolución de un misterio de ribetes fantásticos que, a veces, regresa a tópicos tradicionales de la ciencia ficción pulp como científicos desquiciados, fembots, o computadoras fuera de control pero, mucho más seguido, se nutre de la mitología de los tabloides norteamericanos, como la presencia secreta de extraterrestres entre nosotros, las habilidades extrasensoriales e incluso, en el conjunto de episodios más bizarro, el avistamiento de Sasquatch -o Pie grande-, el gigantesco humanoide salvaje que habitaría en los bosques de Norteamérica y cuya presencia suele reportarse junto a la del monstruo del lago Ness o el Yeti.Estas historias terminaron por alienar al público adulto y la serie se concentró en la audiencia juvenil. De hecho, en la televisión argentina casi siempre ocupó el horario del regreso de la escuela. Luego de tres temporadas, en los Estados Unidos los ratings empezaron a caer y para 1978, tras cinco años y 99 episodios, fue finalmente cancelada. La mujer biónica también fue cancelada ese mismo año. Sin embargo, gracias a la sindicación (es decir, la reprogramación en pequeñas emisoras locales de los EE.UU.) los personajes nunca fueron olvidados y en 1987 volvieron para el telefilm The return of the six million dollar man and the bionic woman. La saga de estos personajes llegó a su cierre en 1994 con la última aparición de todo el cast original en Bionic ever after?, otro telefilm que retoma el romance inconcluso entre Steve y Jaime. A pesar de que muestra su boda, esta película lamentablemente no revela el misterio que desveló a una generación: hasta dónde llega exactamente la reconstrucción biónica de los miembros inferiores de los protagonistas.Remakes, reversiones y rebooteosLee Majors no volvió a interpretar el rol que lo hizo famoso, pero en 2003 fue convocado para una participación en la serie Jake 2.0, que también presenta a un agente especial que adquiere habilidades sobrehumanas gracias a la cibernética y que puede ser considerada una remake no oficial de El hombre nuclear. El programa, sin embargo, fue cancelado tras la primera temporada. La historia de La mujer biónica fue recuperada en 2007 para un rebooteo en una serie de ocho episodios capitaneada por David Eick y Laeta Kalogridis (la showrunner de Altered Carbon) y protagonizada por Michelle Ryan. Este show tampoco logró cautivar al público y fue levantado tras la huelga de guionistas de ese año.Desde hace dos décadas está en desarrollo el proyecto de llevar El hombre nuclear al cine. Primero iba a convertirse en una comedia, con Jim Carey en el protagónico y Todd Philips (Guasón) en el dirección. El proyecto no prosperó y quedó en el olvido hasta que capturó el interés de Mark Wahlberg y el realizador Peter Berg. Damián Szifrón, tras la nominación al Oscar por Relatos Salvajes, había sido contratado para escribir el guion y, más tarde, por la salida de Berg, también para dirigir el film. Sin embargo, tras el colapso de la productora The Weinstein Company por las acusaciones del Me Too a Harvey Weinstein el proyecto pasó a Warner y Szifrón quedó afuera. Mel Gibson expresó efímeramente un interés por actuar y/o dirigir que nunca se concretó. Finalmente, el año pasado se anunció el ingreso del director de Bumblebee, Travis Knight pero la película entró en el hiato de todas las producciones por la pandemia de coronavirus. A casi 50 años del estreno del primer telefilm, El hombre nuclear agoniza. No hay dudas de que tenemos la tecnología para reconstruirlo y hacerlo mejor. Lo que no está claro es que le quede un público masivo porque la nostalgia también tiene fecha de vencimiento.Socorro, 5º año: éxito, presiones y levantamiento del programa para jóvenes más polémico de la televisión

  • Noticias
    BBC News Mundo

    "Mis piernas parecían como de una serie de zombis": por qué dejé de esconder mis cicatrices

    Cuatro mujeres; Jayne, Emily, Laura y Aimee hablan con la BBC sobre su vida con cicatrices en el cuerpo y cómo llegaron a aceptarlas.

  • Salud
    lanacion.com

    Ivana Nadal habló de una mala praxis hecha en sus implantes y contó cómo será su próxima cirugía

    Ivana Nadal habló públicamente de su próxima operación. Tal cual lo contó en sus Instagram Stories, la modelo se someterá a una cirugía esta semana. Se trata de una operación vinculada a los implantes de pecho que se hizo diez años atrás. "Todo se había frenado por la pandemia, pero ahora me avisaron que será esta semana", explicó Nadal. "¡Estoy muy ansiosa!"Eduardo Feinmann se burló de Dady Brieva con un meme sobre su vida antes y durante Alberto Fernández"Les quiero hablar muy breve de esto", comenzó Nadal en sus redes sociales, señalándose el pecho. "De mis lolas. Las voy a estar operando esta semana", agregó. La modelo contó que tenía planificada la intervención antes de que comenzara la pandemia y que esta semana el cirujano le comunicó que reanudó su actividad y podrá entrar al quirófano.> Ver esta publicación en Instagram> > [R][R]> > Una publicación compartida de Ivana Nadal (@ivinadal) el 28 Jul, 2020 a las 9:59 PDT"Cuando tenia 18 años me operé las lolas. Era muy chiquita de edad y de contextura, no tenía nada de masa muscular", relató. "El cirujano de ese momento me pone los implantes detrás del músculo sin explicarme que era mas doloroso y que no era la mejor decisión: esa lola se me salía de lugar internamente. Me acostaba y se iba para el costado. Me paraba, y se caía". La experiencia, definió Nadal, fue "muy traumática".Cantando 2020: Gladys "La bomba tucumana" y su hijo Tyago Gryffo, en una noche para el olvidoNadal fue sometida a una segunda operación por ese entonces. "Salió mucho mejor, puso los implantes delante del músculo y no hubo dolor en el posoperatorio", definió. Sin embargo, tras 10 años con esos implantes, la modelo y conductora consideró que por los cambios en su cuerpo es necesario volver a entrar al quirófano. "Cada uno es dueño de su cuerpo y de su vida", reflexionó. "Y entre los cambios físicos y las malas decisiones de mi cirujano de aquel entonces creo que es el momento de hacerlo".

  • Entretenimiento
    BangShowbiz

    Elsa Pataky desmonta con una foto el 'mito' que envuelve a su marido Chris Hemsworth

    La actriz ha publicado una divertida instantánea de su fornido esposo para celebrar el 37 cumpleaños del intérprete australiano, una estampa en absoluto favorecedora cuya elección has sido completamente intencional

  • Política
    BBC News Mundo

    "Mi cabello tiene que estar perfecto": las razones de Trump para cambiar normas de ahorro de agua

    El gobierno de Estados Unidos propuso cambiar las normas que regulan la cantidad de agua que puede salir de las duchas y que fueron establecidas para ahorrar ese líquido.

  • Entretenimiento
    EFE

    Russell Crowe dona $5.000 dólares a un restaurante en Beirut, pero a nombre de Anthony Bourdain

    El actor neozelandés hizo una donación a un restaurante libanés que quedó destruido por la explosión del pasado 4 de agosto en Beirut en memoria del chef fallecido Anthony Bourdain

  • Deportes
    lanacion.com

    Contra Simeone: las duras críticas de la prensa española contra el Cholo tras la derrota en la Champions League

    Una vez más, la Champions League le vuelve a ser esquiva al Atlético de Madrid de Diego Simeone. A pesar de consolidarse como uno de los grandes equipos protagonistas del fútbol europeo, poder conquistar la Orejona es una deuda pendiente del equipo que llegó a la final en 2014 y 2016, pero perdió en ambas oportunidades con Real Madrid. Esta vez, en el "Final 8" que se juega en Lisboa, Portugal, perdió 2-1 en cuartos de final con Leipzig de Alemania, la gran revelación del torneo que avanzó por primera vez a semifinales. Y la sorpresiva caída ante el conjunto germano encendió fuertes críticas para el entrenador argentino.El diario Marca fue contundente con una portada que reza "La racanería se paga", en alusión a un posible planteo mezquino o avaro de parte del director técnico del conjunto 'colchonero' , y remarcó que "el equipo de Simeone fue inferior a su rival y no demostró su condición de favorito. Sensación de oportunidad perdida".Atlético de Madrid-Leipzig: el equipo de Diego Simeone perdió 2-1 y se despidió de la Champions LeagueMarca tituló su crónica "La derrota es lo único que hay", en una directa alusión a la frase que el Cholo dijo el día previo al encuentro ante Leipzig: "Simeone había aclarado en la previa que ganar no era lo importante, sino lo único, porque si no se gana no hay un día después. Y no hay un día después, porque no se ha ganado. Al Atlético lo pillaron a última hora en tierra de nadie, buscando el gol de la victoria para encontrar el de la derrota".En otro texto, Marca considera: "la realidad es que el golpe recibido es brutal. De los mayores del cholismo. Lo del Leipzig pasa a formar parte de la galería de horrores del cholismo. Un palo que no se olvidará". Más aún: una columna de opinión firmada por Álvaro Roca cuestiona la continuidad del argentino, al que primero pondera como "no hay nadie en la historia del Atlético que haya hecho más por el club que Simeone. Llevó un equipo sin rumbo hasta convertirse en una potencia europea", pero luego considera que "el Atlético ha perdido su espíritu. Hace muchos meses que no juega a nada. El equipo temible para todos ha dejado paso a un conjunto en el que su estrella cada partido es el portero (...) Posiblemente la derrota ante el Leipzig sea la mancha más negra de la historia de Simeone".También el diario AS cargó las tintas sobre el técnico argentino, en una columna de Alfredo Relaño que expresa: "Chasco tremendo del Atleti en Lisboa, de donde vuelve el Cholo con un lamparón en su traje. El equipo que puso de salida no se entiende", con una severa crítica a la decisión de Simeone de no poner como titular a João Félix: "un desvarío con carácter de ofensa si se piensa que estábamos en Lisboa, la casa del chico. Una apuesta demasiado fuerte en contra de un jugador que costó 127 millones. Jugador de ingenio y técnica exquisita, no ha mostrado continuidad, pero nada justificaba que no estuviera en el equipo que saltó al Alvalade". Y evaluó que con esta derrota "el argentino se dio un tiro en el pie"."Hicimos todo lo posible"Por su lado, Simeone analizó la caída frente al micrófono de Movistar Liga de Campeones y evitó excusas: "Hicimos todo lo posible. Los futbolistas se entregaron de la mejor manera que pudieron. No teníamos más. Nos tocó perder. No tengo ninguna excusa. Me gustó el rival. Decidido con vitalidad, entusiasmo, con frescura. A nosotros nos costó"."Ganaron los duelos. Ganaron en faltas. Ganaron en entender bien el partido. Nos costó insertarnos en el juego. Quizás en el momento del 2-1, después del 1-1 nuestro, era donde el partido estaba más calmado. Había pasado esa fase donde ellos estaban mejor y apareció el segundo gol de un partido que no pudimos jugar como queríamos", declaró Simeone. "Estoy convencido de que dimos todo lo que teníamos. Llegamos hasta cuartos. Hubiera sido más lindo seguir. Nos vamos justamente ante un rival que hay que felicitarlo".Para Atlético, es el cierre de una temporada sin títulos: perdió la final de la Supecopa de España con Real Madrid por penales, fue eliminado en 16vos de final de la Copa del Rey ante el humilde Cultural Leonesa, quedó tercero en la Liga (clasificó a etapa de grupos de la próxima Champions League) y fue eliminado por Leipzig en cuartos de final de una atípica Champions."Fue un año largo y duro. Estuvimos 60 días parados. Volver a jugar 11 partidos seguidos con la presión de entrar en Champions sí o sí. Una semana parados, volver a entrenar. Intentamos dar todo, no salió. Tenemos que levantar la cabeza e intentarlo el año que viene", agregó el Cholo, sentenciando cualquier tipo de dudas sobre su futuro.