• Charlize Theron aclara que su hijo “no es un varón”

    Tras unas salidas en las que su hijo mayor ha sido captado luciendo vestidos, Charlize Theron se ha sincerado sobre la identidad sexual de Jackson, aclarando que “no es un varón” y que ella lo criará como una niña.

  • El gol de la mexicana Mónica Ocampo puede ser el mejor de la historia

    La FIFA comenzó a darle color y más promoción a la Copa Mundial Femenina de Fútbol que comenzará el 7 de junio con Francia como país sede.

  • Rusia quiere construir tres centrales nucleares para la Argentina

    Rusia quiere construir tres centrales nucleares para la Argentina

  • Shingo: el pueblo japonés donde miles de creyentes dicen que está enterrado Jesús

    "Jesús no murió a los 33 años, sino que vivió en realidad hasta los 109"."El que fue crucificado en Jerusalén fue su hermano"."Jesús se casó y tuvo tres hijas".Estas tres afirmaciones forman parte de la creencia de un pequeño grupo de cristianos que residen en el lejano poblado de Shingo, en el norte de Japón, donde, además, afirman, "está enterrado Jesús, el verdadero. Junto a la oreja de su hermano".Aunque parece un absurdo, este lugar enclavado entre montañas atrae a unos 20000 peregrinos y turistas que cada año visitan el lugar que es conocido como el "Museo de la Leyenda de Cristo".A Cristo, en realidad, en este remoto paraje japonés lo llaman Daitenku Taro Jurai. Y el lugar de su supuesta sepultura es un montículo de tierra coronado por una enorme cruz de madera."Es solo una atracción turística, para hacer dinero", le dijo a la cadena ABC Marcel Poliquin, un sacerdote católico que vive cerca del museo.¿Pero cómo un grupo de personas que viven a más de 20.000 kilómetros de Jerusalén terminan creyendo que no solo Jesús vivió entre ellos, sino que además está enterrado allí? Todo parte de una creencia que viene del siglo XVII.¿En qué creen?De acuerdo a la información entregada por el "Museo de la Leyenda de Cristo", cuando Jesús tenía 21 años viajó a Japón para aprender más de las otras religiones que existían en el mundo.Ese detalle, anota el grupo de creyentes, explicaría los años ocultos de Jesús, de los que nada dicen los relatos bíblicos.Allí estuvo hasta que cumplió los 33 años, cuando regresó a Jerusalén -vía Marruecos- para continuar con su predicación.Pero a partir de este punto es donde el relato realmente se complica: Jesús efectivamente es arrestado por las autoridades romanas, quienes lo condenan a la crucifixión. Pero, según la leyenda japonesa, se cambia de lugar con su hermano, conocido en Japón como Isukiri.Así, dice este grupo, Jesús logró escapar de Jerusalén con dos reliquias, con las que llegó hasta Shingo: una oreja de su hermano crucificado y un mechón del cabello de María.Y estableció su residencia en Japón, donde se retiró y formó una familia. Finalmente fue enterrado en el lugar donde hoy se erige la enorme cruz de madera, afirman.Además, la misma historia señala -basándose supuestamente en unos rollos del siglo XVII que convenientemente desaparecieron durante la II Guerra Mundial- que la familia de los Sawaguchis, cultivadores de ajo de la zona, son los descendientes directos de Jesús.De ellos, ninguno cree en Cristo, en un país donde la población es mayoritariamente budista y sintoísta.El origen de la leyendaEsta creencia -parte del folclore local- surge de la mezcla de varios relatos: los mitos de misioneros cristianos enterrados en las cercanías, el afán de un alcalde de atraer turistas y las elucubraciones de arqueólogos oportunistas.De acuerdo al periodista Winifred Bird, no hay una fecha exacta en la que se haya dado la creación del lugar "sagrado", pero hay un registro de que en la década de 1930 se comenzó a hablar sobre el supuesto sitio donde existía la tumba de Cristo."Hacia 1935 llegó a esta región Kiyomaro Takenouchi, un religioso que había leído unos documentos luego conocidos como los Libros Takenouchi, donde se señalaba que Cristo estaba enterrado en Japón", escribió Bird."Cuando llegó al lugar, uno de los locales le mostró dos montículos de tierra cubiertos de bambú. Él declaró inequívocamente que uno era el lugar donde estaba enterrado Jesús y el otro, donde yacía el fragmento de su hermano", anotó.A esto se unió el empeño del alcalde de la época, Denjiro Sasaki, quien vio en el asunto de la tumba de Cristo una oportunidad turística. Y efectivamente viene dando su rédito.Pero, ¿los locales creen en la leyenda? "Es la parte central de nuestra industria turística. Si no lo crees, no te salvas", le dijo al diario "Japan Times" Mariko Hosokawa, una habitante de Shingo.Otros son más escépticos. "Por supuesto que lo de las tumbas es una mentira. Sin embargo, hay algo que puede sugerir que en esta región sí ocurrió un hecho inédito y espiritual", agregó Toshiko Sato, otra habitante de la zona, en alusión a la leyenda.

  • Aleida Núñez y otras actrices que ahora venden productos 'milagro'

    Algunas por falta de trabajo y otras para tener mayores ingresos económicos han aceptado promover productos en diferentes espacios de la televisión.

  • Cadena perpetua para pareja que confinó y torturó a sus hijos en California

    Los Turpin junto a sus hijosESTADOS UNIDOS (AFP).- Un tribunal de California condenó hoy a cadena perpetua a la pareja que por años confinó y torturó a 12 de sus 13 hijos en su casa.El juez Bernard J. Schwartz pronunció la sentencia contra David Turpin, de 57 años, y Louise Turpin, de 50, durante un audiencia a la que asistieron dos de sus hijos biológicos, víctimas de abusos y maltratos, quienes leyeron sentidos testimonios.Los Turpin se habían declarado culpables el 22 de febrero de 14 delitos, incluyendo tortura, abuso infantil y secuestro, y su arresto de por vida estaba previsto."Mis padres me quitaron toda mi vida, pero la estoy recuperando", dijo una de las hijas, identificada como Jane Doe 4. "Todo pasa por una razón, y lo que pudo ser muy malo me hizo más fuerte"."No puedo describir en palabras por lo que pasamos mientras crecíamos", dijo otro de los hijos, que se identificó como Joshua. "A veces tengo pesadillas de las cosas que pasamos, mis hermanos siendo encadenados, pero eso es el pasado y este es el presente"."Amo a mis padres y los perdono por todas las cosas que nos hicieron", continuó.David Turpin, que llevaba una camisa marrón y corbata morada, y Louise, que iba de negro, lloraban mientras escuchaban los testimonios.La pareja fue arrestada en enero de 2018 luego que una de sus hijas, entonces con 17 años, lograra escapar de la "casa del horror", ubicada en Perris, al sureste de Los Ángeles, y llamar a la policía. Ambos podrán pedir libertad condicional en 25 años.A los padres se les acusó de tortura, confinamiento y abuso infantil a 12 de sus 13 hijos biológicos, a quienes golpearon y estrangularon, además de mantenerlos desnutridos, de permitirles una ducha al año y nunca llevarlos al médico o a un odontólogo."Siento mucho todo lo que he hecho a mis niños, los amo mucho", dijo ella conteniendo las lágrimas en una declaración antes de escuchar su sentencia."Nunca quise lastimarlos", dijo él y agregó: "Rezo para que se mantengan unidos y se cuiden los unos a los otros dado que mamá y papá no podrán estar ahí".Los 13 hermanos están al cuidado de los servicios de protección de niños y adultos del condado.El fiscal ha dicho que buscó la declaración de culpabilidad de los Turpin para evitar que los 12 hijos tuvieran que declarar en contra sus padres.

  • Japón: el "bebé más pequeño del mundo" será dado de alta

    TOKIO (AFP).- El bebé más pequeño del mundo, nacido en octubre con 258 gramos, será dado de alta este fin de semana después de seis meses y medio internado en un hospital de Japón.Ryusuke Sekiya nació el 1 de octubre de 2018 por una cesárea de emergencia tras 24 semanas y cinco días de embarazo porque su madre, Toshiko, sufría hipertensión. Medía 22 centímetros y pesaba 258 gramos.El recién nacido fue ingresado en una unidad de terapia intensiva del servicio neonatal del Hospital de Nagano. Para alimentarlo tuvieron que entubarlo. Casi siete meses más tarde, el bebe multiplicó su peso por 13 y ahora pesa más de tres kilos."Cuando nació era tan pequeño que parecía que se iba a romper si lo tocabas. Estaba muy preocupada", explicó su madre Toshiko a la prensa. "Ahora bebe leche, lo podemos bañar. Estoy contenta de verle crecer", dijo. Este fin de semana, Ryusuke Sekiya podrá finalmente salir del hospital.La Organización Mundial de la Salud (OMS) define "bajo peso al nacer" cuando éste es inferior a 2500 gramos. Ryusuke Sekiya era tan chiquito que cabía en un par de manos juntas.