• México: así recolectaban los vecinos combustible antes de la explosión que dejó al menos 85 muertos

    TLAHUELILPAN.- Los videos de lo ocurrido son devastadores. El momento de la explosión, el fuego que sube y lo toma todo, la gente corriendo en llamas. Al menos 85 personas murieron tras la explosión de un ducto de la petrolera estatal Pemex en México el viernes por la noche luego de que un grupo de ladrones de combustible lo rompiera y desatara el caos en la zona. Además, decenas resultaron heridas. Varios videos publicados en las redes muestran el tumulto de gente (alrededor de 700 vecinos) que se congregó en los alrededores de la fuga para llevarse un poco de gasolina de la forma que sea: con botellas, bidones, ollas. Un testigo describió cómo una atmósfera casi festiva entre cientos de residentes locales que llenaban contenedores con combustible derramado se convirtió en horror cuando la explosión dispersó a la multitud en todas direcciones. Tras el inicio del fuego, que aún no se sabe cómo inició, expertos forenses llenaron bolsas con restos humanos calcinados en el campo del municipio de Tlahuelilpan en el estado Hidalgo, en uno de los incidentes más mortíferos de la infraestructura petrolera mexicana en años. Varias personas alertaron que la escasez en las estaciones de servicio, desde que el presidente López Obrador lanzó una ofensiva para erradicar el robo de combustible, había alentado a acudir al ducto fracturado del que brotaba nafta. "Todos vinieron para ver si conseguían un poco de gasolina para su carro, en las gasolineras no hay", dijo el agricultor Isaías García, de 50 años, quien estaba en el sitio con dos vecinos, pero esperó en un automóvil un poco alejado. "Algunos salían ardiendo y gritando", agregó. La medida del presidente Para erradicar el robo, López Obrador ordenó a finales de diciembre que se cerraran los ductos. Pero el resultado fue escasez de gasolina en el centro de México, incluido Hidalgo, donde medios locales informaron esta semana que más de la mitad de las gasolineras a veces estaban cerradas. Ante las críticas recibidas porque el Ejército se encontraba en la zona y veía cómo los vecinos sacaban combustible del lugar sin ningún tipo de recaudo, el mandatario defendió al cuerpo: "Nosotros no vamos a apagar el fuego con el fuego. Tenemos la convicción de que el pueblo es bueno, es honesto, que si se ha llegado a estos extremos, estas prácticas, es porque se le abandonó por completo y esto significa que no han tenido posibilidad de satisfacer sus necesidades básicas". A la espera de noticias Decenas de personas se reunieron en el centro cultural local ayer por la tarde esperando información sobre sus seres queridos que no fueron identificados tras la explosión. Algunas de ellas mostraban fotografías de sus familiares. Mientras tanto, funcionarios daban instrucciones sobre qué hacer para ayudar en el proceso de identificación mediante pruebas de ADN y publicaron una lista de las personas que fueron trasladadas a hospitales. La procuraduría estatal dijo que tenía dificultades para identificar a 54 cadáveres. El director de Pemex, Octavio Romero, indicó a los reporteros que solo en los últimos tres meses hubo 10 tomas ilegales de combustible en el mismo municipio de Tlahuelilpan. López Obrador enfrenta una lucha dura contra una práctica que la gente dice está profundamente enraizada en las zonas rurales pobres por donde pasan ductos de combustible, que están a 30 o 60 centímetros de profundidad. En los últimos días, debido a las acciones del gobierno contra las redes del robo de combustible, los grupos delictivos perforan los ductos e invitan a los lugareños a que les ayuden a llevarse el combustible. Tlahuelilpan, de 20.000 habitantes, se ubica 14,5 kilómetros de la refinería de Tula que pertenece a Pemex. Las autoridades confirmaron que el ducto fue perforado cuando se desplazaban por él unos 10.000 barriles de gasolina Premium con una presión de 20 kilogramos. Agencias Reuters y AP

  • Desvelan un supuesto secreto que la infanta Elena habría ocultado a su familia en los años 90

    Carmen Duerto, autora de la biografia de la infanta Elena, ha asegurado en un

  • ¿Quién es el admirador secreto de Sol Pérez?

    Sol Pérez descubrió que su admirador secreto estaba sentado frente a ella en la mesa de Mirtha Legrand. ¿De qué famoso se trata? ¡Te lo contamos!

  • El asesinato -y el comunicado- que desató la xenofobia contra los venezolanos en Ecuador: cinco claves para entender lo que pasa

    El asesinato de una mujer embarazada en Ibarra, Ecuador, a manos de su expareja venezolana en plena vía pública ha desatado un escándalo sin precedentes en ese país sobre la injusticia ante los feminicidios, y ha hecho visible las peores imágenes de xenofobia jamás vistas en América Latina.

  • Thalía deja de lado las diferencias con su hermana y le celebró a su abuelita su cumpleaños 101

    Es bien sabida la pelea interminable que por años han sostenido Thalía y su hermana Laura Zapata, pero esta vez las dos artistas dejaron las diferencias a un lado para poder festejarle, cada una por cuenta propia, el cumpleaños número 101 a su abuelita, doña Eva Mangue.

  • Historias de los sobrevivientes de la explosión en México: "Era un riesgo, pero la necesidad nos llevó ahí"

    TLAHUELILPAN.- La cifra de muertes sigue subiendo. A tres días de la explosión en un oleoducto mexicano, ya son al menos 85 los muertos, decenas los heridos y varios más los desaparecidos, por lo que las autoridades no descartan que la cantidad de víctimas aumente aún más. El ducto Tula-Tuxpan sufrió una perforación el viernes a pocos kilómetros de una de las principales refinerías del país. Según las autoridades, alrededor de 800 personas se reunieron para llenar cubos y contenedores de plástico con combustible, en medio de la estrategia del nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador para detener el robo, su primera gran ofensiva para acabar con la corrupción y el crimen organizado. Isidoro Velasco estaba entre esas cientas de personas que se acercaron al lugar. En la tragedia, este hombre de 51 años perdió a dos de sus familiares (su cuñada y uno de sus hijos) y ahora espera noticias de su otro sobrino, Enrique, quien llegó al Hospital Magdalena de las Salinas con 95% de su cuerpo quemado, según lo publicado por el diario El Universal."Mi sobrino tiene 28 años, es joven, apenas me dijo mi hermana que sus quemaduras también son internas y le dañaron los riñones, eso es lo más grave". Velasco trabaja en el campo y reconoce que tanto él como sus seres queridos sabían que acarrear gasolina en tambos era peligroso. Sin embargo, asegura que la necesidad fue más grande. "Estábamos conscientes de que era un riesgo jugar o estar enfrente de la gasolina, pero no imaginábamos que esto llegaría a una gran explosión que acabaría con muchas vidas. La necesidad de tener ese líquido nos llevó ahí. Mucha gente perdió la vida a causa de la necesidad, eran campesinos igual que yo y nosotros para poder trabajar requerimos del líquido, ahorrar es nuestra mayor prioridad y por eso fuimos por unos litros, ahora muchas familias en Teltipán de Juárez han fallecido a causa de eso", declara. Los Velasco llegaron a la fuga del ducto luego de recibir mensajes de texto en los que les avisaban lo que estaba pasando. "Nos comunicaron los vecinos y amigos que estaban regalando la gasolina y pues nos fuimos, yo me dedico al campo y doy gracias porque pude salir antes del suceso. Me retiré y explotó unos 15 o 20 minutos después, cuando regresé había un olor muy fuerte e insoportable y estábamos a 120 o 100 metros, esa fue una seña de que ya estaba al borde de la explosión". Dolido por lo que pasó, reclamó al gobierno de México que preste atención a lo que le pasa a la gente e insistió en que los que fallecieron no era ladrones, sino gente con necesidad: "Todos querían llevar gasolina para sus vehículos porque hasta ese día había desabasto en esa zona, muchos no encontraron gasolina a ningún precio, lo que ha hecho el gobierno está bien, pero solo le digo al presidente que para nosotros que trabajamos el campo es imposible pagar la gasolina a un precio tan caro, es una injusticia, pienso que deberían bajar el precio". La historia de Velasco es apenas una de tantas. Antonio García y su familia también sufren: no tienen noticias de Lupillo, su sobrino de 17 años, y temen que figure entre los muertos. "Empezamos a buscar y no aparece en algún hospital. Mi sobrina viene de México, le hicieron la prueba de ADN y nos vamos a ir a Tula para que identifique si está entre los cadáveres", dice García, quien se dedica a la agricultura. "No sé que fue a hacer ahí, es un muchacho que era buena gente o es, sigo pensando que es buena gente", dice y critica a quienes fueron a buscar gasolina: "¿No alcanzan a pensar que en cualquier momento se podía prender eso? Es lo que me extraña de mi sobrino. Siempre andan comprando su gasolina, no sé por qué fueron ahí". García se enoja porque él también tuvo la posibilidad de ir, pero eligió no hacerlo. La tarde de la tragedia unos primos pasaron por la puerta de su casa con bidones y lo "invitaron" a juntar gasolina en la toma clandestina. "Qué miedo, mejor yo la compro", le respondió a uno de ellos, que poco después regresó con un garrafón repleto del carburante. Ahora, no tiene consuelo. La medida de AMLO A finales del mes pasado, el presidente lanzó una ofensiva contra el robo de hidrocarburos, que según el gobierno significó pérdidas por unos 3000 millones de dólares para la petrolera estatal Pemex en 2017. El plan, que consiste en el cierre de tuberías para evitar que sean "ordeñadas" por delincuentes, provocó una escasez generalizada de gasolina en el centro del país, incluido Hidalgo, al norte de Ciudad de México. A pesar del desastre, López Obrador dijo que su decisión de combatir el robo, conocido localmente como "huachicol" no se había debilitado. Los funerales Habitantes de Tlahuelilpan entierran desde el domingo a algunos de los 85 fallecidos por la explosión del ducto. En una de las iglesias de Hidalgo, a unos 120 kilómetros de la capital mexicana, decenas de personas del pueblo y de localidades cercanas se daban cita para despedir a los fallecidos y acompañar a los familiares. "Por los medios nos enteramos de que los culpan, pero pues yo no soy nadie para juzgar", dice Reyes Ramírez, un vecino de 55 años, quien llegó con su familia para apoyar a los vecinos. Agencias Reuters y AFP

  • Injertos de hilos en forma de tela de araña, lo último en estética

    Marcela Iglesias de Los Ángeles, en California, es apodada como “La reina de los procedimientos estéticos” y no es para menos porque lo prueba absolutamente todo. El último tratamiento que ha recibido ha sido un lifting de tela de araña en sus abdominales, con la esperanza de recuperar la “tableta de chocolate” que tenía en el abdomen antes de ser madre. Le fueron inyectados 70 pequeños hilos en el estómago formando una tela de araña con la intención de que sus músculos se contraigan y prevenir el descuelgue. Este tratamiento tiene un coste de unos 1900 dólares. Marcela ya había probado este sistema en sus glúteos. El doctor Alex Bazzi ha sido el encargado de inyectar los hilos en Marcela que quedó realmente satisfecha con la operación de glúteos anterior con él. “Ya los noto más tensos, como si hubiera estado entrenando durante diez horas. Al terminar el procedimiento mi estómago estaba muy prieto”, explica la paciente. Pero no hay nada mágico, aunque estos hilos ayudan con la sujeción y estimulan la creación de colágeno, Marcela tendrá que continuar con un estilo de vida saludable para que los efectos sean duraderos. Marcela no descarta hacer el mismo procedimiento en su cuello, escote y cara.