• La Policía advierte: no hagas caso si un contacto de WhatsApp te manda este mensaje

    Los Mossos d'Esquadra han advertido de una nueva estafa que circula por

  • Maluma cambió de look y las redes se `dispararon´ con memes críticos

    El colombiano subió una fotografía con su nuevo look en su cuenta de Instagram con el mensaje “renacer” e inmediatamente el eco de sus seguidores se volvió popular con 1.791.000 me gusta al cierre de esta edición.

  • Por qué la policía de Corea del Sur está repartiendo pegatinas para tapar las cámaras de los móviles

    50.000 pegatinas para tapar la cámara del móvil. Esa es la acción que está realizando la policía de Corea del Sur. El motivo de esta extraña campaña es una epidemia que no solo está asolando este lejano país del extremo oriente: la de las grabaciones realizadas sin permiso.

  • Impresionante vídeo: una mujer toca el timbre de una casa y abandona a un niño en la puerta

    La cámara del timbre de la puerta de una vivienda de Spring, en Texas, ha grabado esta sobrecogedora escena del abandono de un niño de dos años.

  • 6 movimientos en Internet que no sabes que dejan rastro para que te espíen

    Afortunadamente los internautas estamos mas conscientes de lo importante que

  • Un mono 'recrea' a la perfección la escena más famosa de 'El rey león'

    Por fortuna, estaba allí la fotógrafa israelí Dafna Ben Nun para inmortalizar (¡y viralizar!) el momento.

  • El niño que se convirtió en 'demonio': "Mamá, si Dios no me mata, ¿lo harías tú?"

    De la noche a la mañana, William Hewlett, pasó de ser un niño británico de ocho años de edad adorable y risueño a un “demonio” violento y paranoico que llegó a rogar a sus padres que acabaran con su vida. El día a día de este pequeño estaba marcado por su carácter extrovertido, por jugar bien al fútbol y disfrutar de sus padres y su hermana. Sin embargo, una infección en 2017 seguida de una larga fiebre provocó una mutación en su carácter muy dolorosa para él y para los que le rodean. Una semana después de la fiebre, Hewlett comenzó a sufrir ataques violentos, pérdida absoluta del control, desorden alimenticio e incluso tenebrosas alucinaciones en las que ni siquiera reconocía a sus progenitores. Su madre, Johanne, de 43 años de edad, llegó a describir las escenas que vivió junto a su hijo como salidas de la película ‘El Exorcista’ y tanto ella como su esposo, Jez, pasaron el último año intentando descubrir qué les sucede a su hijo. Finalmente dieron con la clave. Se trata de el síndrome neuropsiquiátrico de inicio agudo pediátrico (PANS, por sus siglas en inglés). Según Stanford Children, es un diagnóstico clínico de síntomas que incluyen obsesiones/compulsiones o restricciones alimentarias. Con frecuencia se les diagnostica trastorno obsesivo compulsivo (OCD, por sus siglas en inglés) o un trastorno alimenticio, pero el inicio repentino de los síntomas diferencia a PANS de estos otros trastornos. Además, tal y como indica la web de la organización, pueden tener síntomas de depresión, irritabilidad, ansiedad y tener dificultad con las tareas escolares. La causa de PANS se desconoce en la mayoría de los casos pero se cree que la provocan infecciones, alteraciones metabólicas y otras reacciones inflamatorias que afectan al cerebro. Johanne está convencida de que su hijo agarró la fiebre tras sufrir una infección por culpa del moho de la casa en la que residían con anterioridad. A partir de ahí comenzó la peor pesadilla de esta familia que, hasta ese momento era feliz. “Comenzó a comportarse de manera muy agresiva y violenta. Lucía diferente, como pálido, y sus ojos estaban enrojecidos. Estaba alucinando y decía que había sangre que caía de las cortinas. Nos miraba y no sabía quiénes éramos. Me decía: ‘¿Dónde está mamá?’. Fue horrible”, confesó Johanne a Daily Mail. “Uno de los peores momentos fue cuando se sentó en mi regazo y rezó durante una hora para que Dios le matara. Me dijo: ‘Si Dios no me mata, ¿lo harías tú? ¿Le puedes preguntar a papá si lo puede hacer?”, prosiguió esta madre que también tuvo que escuchar al pequeño pedirles que le empujaran frente a un autobús. Johanne no se lo podía creer ya que su hijo tenía una sonrisa permanente y sólo quería jugar con sus amigos y su hermana Charlotte, quien con 10 años de edad se tiene que quedar en casa de sus amigas porque está asustada. La familia Hewlett está luchando para que no se diagnostique erróneamente a los niños que sufren PANS, quienes en muchas ocasiones son internados en psiquiátricos. Pide que haya más información y que los doctores reconozcan los síntomas antes para darles los medicamentos apropiados. Eso evitaría escenas como la que han estado viviendo durante el último año.